01 jun 2020

Ir a contenido

Siete arterias de Barcelona y uno de sus dos grandes pulmones, vamos, órganos vitales de la salud, son peatonales a partir de este fin de semana, desde las nueve de la mañana del sábado y hasta las nueve de la noche del domingo. Así será hasta que la pandemia remita claramente. Después, ya se verá. Las arterias son la Via Laietana, Gran de Gràcia, Creu Coberta, paseo de Sant Joan, Pi i Margall, Fabra i Puig y su apéndice Onze de Setembre y los laterales de la Ronda Litoral, donde se han cerrado los aparcamientos de las playas de Nova Icària, Bogatell, Mar Bella, Nova Mar Bella y Llevant. El pulmón es toda la montaña de Montjuïc, que es inaccesible con vehículos de motor. El plan, como sale de la sala de partos municipal, tiene un nombre sin aristas. Podrían llamarle Plan Sintrom, conocido medicamento para prevenir peligrosos atascos en la circulación. No lo han hecho. Lo han bautizado como ‘Itineraris segurs’, que viene a ser como la versión corregida y aumentada ‘Obrim carrers’, aquella iniciativa que antes del covid-19 se ensayó para peatonalizar una vez al mes calles que a diario sufren trombosis de vehículos.

Barcelona cierra al tráfico los fines de semana siete arterias y todo Montjuïc (leer noticia)