Ir a contenido

Cada noche se repite la misma parafernalia en Moscú. En la zona ubicada entre las paradas de metro de Teatralnaya y Kuznetsky Most se reúnen centenares de hinchas de todo el mundo, incluso de países que no compiten en el torneo. La fiesta en la calle es espectacular, con predominio de los sudamericanos, expertos en poner color y probar fortuna con más de una joven rusa. El buen rollo predomina, solo cortado por algún conato de violencia de los ultras locales que siempre solventa con celeridad la policía.

La Macarena en Moscú (leer noticia)