Ir a contenido

Restaurantes vacíos y a pocos metros cientos de turistas sin detenerse. Lo graba el propietario de una terraza del puerto de Barcelona