Ir a contenido

El octavo día de protestas en Barcelona ha acabado en una lluvia de globos de pintura en la Conselleria d’Interior. O mejor dicho, contra un furgón de los Mossos d’Esquadra contra el que se han desahogado los 2.700 manifestantes que han respondido a la última llamada de los CDR. No ha habido incidentes, salvo el baño de tinte multicolor que ha recibido el vehículo.

Los CDR lanzan globos de pintura para pedir la dimisión de Buch (leer noticia)