No hay pesebre en la plaza de Sant Jaume. Ni habrá cabalgata de Reyes. Pero hay 100 kilómetros de calles iluminadas y una ambiciosa campaña municipal con icnografía propia y centenares de actividades programadas para celebrar la Navidad. “Es una Navidad complicada, es una Navidad especial pero es una Navidad más necesaria que nunca. [...]. Este año todos y todas necesitamos la Navidad”. Palabra de Ada Colau, alcaldesa de Barcelona. Así que nada mejor que hacer de la necesidad virtud y plantear unas fiestas mucho más amplias que otros años. Barcelona es desde el jueves y hasta el 7 de enero ‘La Ciutat de Nadal’. O lo que es lo mismo, durante 40 días el municipio será sinónimo de celebración, con todo lo que ello representa de comercial, de tradicional y de emergencia sanitaria. “Haremos todo lo que haríamos y un poquito más”, a juicio de Jaume Collboni, primer teniente de alcalde. El presupuesto también crece, un 25% respecto al año pasado, y alcanza los cinco millones de euros.

Barcelona apuesta por mimar al comercio y la cultura esta Navidad (leer noticia)