Ir a contenido

“Mira hacia delante”, dice Igor. Y todo el mundo se le cuadra al momento, como si fuera el sargento de Oficial y caballero. Te colocas de perfil, ahí mismo, de pie, a lo silueta de Hitchcock. Terminas posando con el mismo suspense. Por el rabillo del ojo ves a un tipo de casi dos metros mirándote fijamente con unas tijeras en la mano. Se prepara para recortarte el cuello.

El Manostijeras de La Rambla (leer noticia)