El abigarrado sistema ferroviario de Barcelona está de enhorabuena con la finalización de la reforma del esquema de la estación de Sants, que ahora dispone de cuatro vías de estacionamiento para cada uno de los dos túneles de acceso. De esta manera, y de una vez por todas, se agiliza la subida y bajada de pasajeros y se reduce el impacto en caso de incidencia en algún convoy. Esta actuación, conocida como 4+4, ya es una realidad al 100% a partir de este lunes tras una inversión cercana a los nueve millones de euros. De rebote, se espera que Rodalies sea ahora más puntual que antes de la reforma.

La estación de Sants finaliza su nuevo y más racional esquema de vías (leer noticia)