28 sep 2020

Ir a contenido

El miedo, la angustia y las dudas han impregnado el aire de Torre Baró (Barcelona) en el primer día de cribados masivos de covid-19. En el barrio, uno de los más humildes de la ciudad, el virus ha golpeado con más fuerza que en el resto de la ciudad. Los datos hablan de una de las mayores cifras de incidencia acumulada de la metrópolis, con casi 500 casos confirmados por cada 10.000 habitantes. El porqué de este fenómeno no tiene que ver con el virus en sí, sino con las condiciones socioeconómicas que rigen la vida en el distrito. A cuanta más pobreza, más contagios. Y cuanta más precariedad, más reticencia a los diagnósticos.

"Muchos 'señores' ya no me llaman por miedo a que les lleve el virus a casa" (leer noticia)