Ir a contenido

El incremento de sanciones conductores de patinetes eléctricos, unas 3.000 desde el pasado enero, ha llevado al Ayuntamiento de Barcelona a redoblar la información sobre la normativa de circulación de estos vehículos, que lleva vigente desde el 2017, ha informado este viernes Ricardo Salas, intendente mayor de la Guardia Urbana. Manuel Valdés, gerente de Movilidad e Infraestructuras del consistorio, ha subrayado que estos vehículos “no son juguetes” y ha recalcado que “es importante recordar la normativa a todos aquellos que tengan pensado comprarlos o regalarlos”.

El patinete eléctrico acumula 3.000 multas en Barcelona en lo que va de año (leer noticia)