Ir a contenido

Ciudadanos (Cs) consumó este miércoles un divorcio anunciado con Manuel Valls. Los naranjas se anticiparon y dieron por finiquitada una relación que se ha ido agrietando desde que sellaron el acuerdo de coalición Barcelona pel Canvi-Cs. La suma de desencuentros culminó con la facilitación de la investidura de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona pese a la negativa de Albert Rivera. En el Saló de Cent se evidenció la que sería su última contienda: Celestino Corbacho y Eva Parera siguieron las directrices del exprimer ministro francés y votaron a favor, mientras Mariluz Guilarte, Paco Sierra y Marilén Barceló obedecieron a Cs y depositaron un papel en blanco.

Ciudadanos rompe con Valls por apoyar a Colau (leer noticia)