Ir a contenido

La calle de la alegría. Así es como la tía Mercedes quiere recordar la calle de la Cera del Raval de Barcelona. Se emociona al explicar cómo sonaba la rumba en el Bar del Toni, con Peret o Ramon Reyes a la guitarra. Ya fuera una boda, la verbena de Sant Joan o el día de Navidad, la fiesta se alargaba hasta las tantas de la madrugada. Los niños correteaban por las calles de Sant Climent y del Salvador mientras los vecinos compartían comida y problemas. “Éramos como una familia". Ella es una de la decena de personas que han participado en un proyecto que recopila la historia de los gitanos del Raval. A sus 78 años, se define como una gitana catalana de más de seis generaciones. Ahora, salir de casa le da miedo. Dice que este último año ya le han robado tres veces.

Las gitanas del Raval de Barcelona luchan contra el olvido de la rumba (leer noticia)