Barcelona ha aprobado la suspensión de licencias de obra y de actividad de todas las cocinas fantasmas, un negocio que ha proliferado en las últimas semanas en grandes espacios, algunas de las cuales han generado rechazo entre los vecinos. Así lo han anunciado el primer y la segunda teniente de alcaldía, Jaume Collboni y Janet Sanz. "Es una realidad que no está regulada y necesitamos una propuesta para estudiarla", ha dicho Sanz. Por tanto, "no se podrán desarrollar propuestas de este tipo en Barcelona y a partir de ahora se estudiará una regulación", ha insistido. La suspensión tiene una vigencia de un año.

Barcelona suspende las licencias de las macrococinas durante un año (leer noticia)