Barcelona prueba la asistencia con robots a personas mayores que viven solas

Se llamaba 'Misti' pero ahora se llama 'Ari'. El nuevo robot que acompaña en la soledad a los ancianos de Barcelona es más autónomo, permite hacer videollamadas, y no se asimila tanto a los humanos como ocurría con el primer prototipo que testaron 13 personas. "Yo creo que con el tiempo será como uno más de la familia", explica Álvaro Posada, uno de los 100 participantes del proyecto. Dice que se ha acostumbrado a la soledad, pero el robot le hace la vida más fácil. "Se acabaron los post-its por toda la casa", añade.