El objetivo del Ayuntamiento de Barcelona es “avanzar hacia una ciudad saludable, y una ciudad saludable es una ciudad sin humo, y eso incluye también sin humo del tabaco”. Palabra de Gemma Tarafa, concejala de Salud del consistorio. Así que en ese camino hacia el aire limpio, en cuatro de las 10 playas del litoral municipal estará prohibido encender un pitillo durante la temporada de baños de este año, del 29 de mayo al 12 de septiembre. Concretamente la medida se aplicará en las playas de Sant Miquel y Somorrostro, del distrito de Ciutat Vella, y  Nova Icària y Nova Mar Bella, de Sant Martí. Son cuatro y no todas porque así lo recomiendan los servicios jurídicos municipales. Se trata de ir paso a paso y empezar con una prueba piloto con consulta pública inicial y estudios de impacto posteriores. Si los indicadores son buenos, el ayuntamiento no descarta ampliar la prohibición, en un futuro, a todas las playas de la ciudad y a otros espacios, como parques y jardines, y paradas de autobús.

Barcelona prohibirá fumar en las playas (leer noticia)