La Guardia Urbana de Barcelona y los Mossos d'Esquadra han desalojado a lo largo de esta noche, primera sin toque de queda ni estado de alarma, en Barcelona a unas 6.500 personas en 31 puntos de la ciudad por formar aglomeraciones y no cumplir con las medidas para evitar contagios por el covid-19. Así lo ha explicado este domingo el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, en declaraciones a Rac-1 y a Catalunya Ràdio. Poco después, el director de los Mossos d'Esquadra, Pere Ferrer, ha lamentado la "irresponsabilidad" por parte de una minoría "insolidaria" que anoche celebró el fin del toque de queda en fiestas masivas sin mascarilla y ha pedido autorresponsabilidad.

Desalojadas 6.500 personas en la primera noche sin toque de queda en Barcelona (leer noticia)