Barcelona estrena su primer bus exprés, el metro con vistas

Las dudas de siempre con la gente de toda la vida. Pero con una diferencia fundamental: esta no es una línea de bus que substituya a una ya existente, y esto evita las miradas perdidas, los usuarios que no encuentran su número rutinario, las discusiones en la parada con el voluntarioso informador del peto rojo. El bus exprés X1 es nuevo y viene cargado de cosas que no habían pasado antes pero sí se habían discutido antes, como el hecho de espaciar más las paradas, la necesidad de dotar al transporte público de más carril reservado, el incivismo vial que tanto daña a la movilidad compartida, la escasez de plazas de carga y descarga o, para los más duchos en asuntos políticos, el eterno debate sobre la conexión del tranvía por la Diagonal. En cualquier caso, y dejando tertulias a un lado, la línea se ha demostrado ágil y eficaz, con una velocidad comercial muy por encima de las líneas hermanas de TMB. Eso sí, está por ver cómo responde el mercado, esto es, los viajeros, sobre todo los metropolitanos, porque la cosa nace con vocación de crisol de municipios.