27 oct 2020

Ir a contenido

Barcelona tendrá que prescindir el próximo año de buena parte de los ingresos correspondientes a la tasa turística que abonan los visitantes alojados en la ciudad a causa de su descenso por el covid-19. Pero este año, la distribución de una partida del 2019 que acaba de aprobar el ayuntamiento ha caído como un jarro de agua fría en un sector en situación de crisis. De los 3,3 millones de euros, un total de 2,34 se destinarán a pagar al equipo de agentes cívicos, reforzado este verano para prevenir los contagios. La hostelería local considera que en estos momentos la prioridad deben ser la promoción urgente dela ciudad y medidas en favor del turismo.

Polémica por la distribución de la nueva partida de la tasa turística en Barcelona (leer noticia)