La crisis sanitaria del covid-19 ha posibilitado en Barcelona lo que hace un año habría resultado inverosímil: ganar o ampliar un total de 3.129 terrazas de bares y restaurantes, que suman unas 8.600 nuevas mesas. El ayuntamiento ha pasado de recortarlas con mano dura en los últimos años, a facilitar su crecimiento este 2020 en aras de la supervivencia de la hostelería. La imagen más contundente de este cambio la ofrecen las 1.299 veladores ganados a la calzada, que se traducen en 23.000 metros cuadrados menos para coches y zonas de descarga. Surgieron como medida de choque extraordinaria, pero se consolidarán en el paisaje urbano siempre y cuando asuman imprescindibles mejoras de diseño y encaje en su entorno.

Las 1.300 terrazas ganadas a la calzada durante la pandemia en Barcelona podrán ser definitivas (leer noticia)