Consolas

Hot Wheels Unleashed: diversión y velocidad con el encanto de los juguetes originales

La obra se presenta como un videojuego de coches arcade donde la diversión y la velocidad son sus puntos fuertes: carreras rápidas, ya sea contra la máquina o contra otros jugadores

Hot Wheels Unleashed: diversión y velocidad con el encanto de los juguetes originales
5
Se lee en minutos
Elsótanoperdido

Siempre es un buen momento para volver a ser niño. De pequeños, utilizamos la imaginación para construir historias tan profundas como sin sentido, volcándonos con nuestras creaciones desde el primer minuto y pasando a otra cosa cuando era necesario. Sin cuestionamientos. Sin mirar atrás.

Con estos dos ingredientes debemos hacer una reflexión hacia el pasado, donde los muñecos de todo tipo y coches eran, antaño, los grandes protagonistas de los regalos traídos por Papa Noel o los Reyes magos. ‘Hot Wheels’ era una de las marcas preferidas de los niños, sobre todo en terreno estadounidense, aunque en España también tuvo muy buena acogida. Ahora, el estudio Milestone ha decidido trasladar lo precioso de estos juguetes al mundo de los videojuegos, creando una obra divertidísima que logra transportarnos a esa época de nuestra vida donde las obligaciones y la rutina eran las verdaderas desconocidas.

Hot Wheels en Televisión

¡Hot Wheels! Si los anuncios de televisión ya eran épicos por su trasfondo y las posibilidades infinitas que ofrecen los juguetes, ‘Hot Wheels Unleashed’, el homónimo digital de la marca, mantiene ese ritmo y lo potencia unos puntos más. La obra se presenta como un videojuego de coches arcade donde la diversión y la velocidad son sus puntos fuertes: carreras rápidas, ya sea contra la máquina o contra otros jugadores; una vertiente online competitiva robusta; un modo construcción, con el que editar y crear pistas para la comunidad; y mucha, mucha personalización, algo que nos ha encantado y que transmite muy bien el tipo de coleccionismo que persigue la firma.

Sencillo, fácil y directo al grano. Sin medias tintas. Lo que no significa en absoluto que estemos delante de un videojuego carente de reto. En absoluto. La obra se alza bajo la premisa de “fácil de controlar, difícil de dominar”, y cuenta con una jugabilidad a prueba de bombas que encantará no sólo a los seguidores de la velocidad, sino también a aquellos reticentes que ven los videojuegos de coches como algo aburrido o sin sentido.

Para comenzar, la obra nos propone aprender sus mecánicas básicas que, como buen título arcade, son fáciles de aprender: acelerar, frenar y turbo son las acciones clásicas -el freno más de uno ni lo tocará, estamos seguros-, pero también -y, sobre todo- se dan los derrapes, con los que recargaremos el medidor de turbo para obtener una ventaja en la competición.

Pero, ¿qué tiene de diferente ‘Hot Wheels Unleashed’ de otros exponentes del género? Pues sencilla y llanamente su propuesta jugable y su puesta en escena. Como buenos juguetes que son, los circuitos no podrían ser otra cosa que pistas imposibles con loops, trampas, ventiladores y saltos al vacío enmarcadas en diferentes lugares, manteniendo así el tamaño de los vehículos y consiguiendo esa sensación de estar jugando con juguetes en un videojuego.

Compitiendo, creando y coleccionando

‘Hot Wheels Unleashed’ se ha construido teniendo en cuenta la magia de los juguetes originales, y eso se nota desde la primera vuelta a un circuito. La entrega propone varios modos de juego entre el que destaca Hot Wheels City Rumble, donde tendremos que ir superando las carreras marcadas para avanzar durante la “aventura” hasta llegar a los créditos finales, pasando, por si fuera poco, por algunos jefes finales. También contamos, por supuesto, con modos rápidos para descargar adrenalina y otros para batir nuestros propios retos contrarreloj.

Pero donde brilla el videojuego realmente y hemos encontrado un verdadero pique sano es en el modo multijugador. Además de competiciones donde batirnos en duelo con otros jugadores de todo el mundo -o a pantalla partida en la misma videoconsola-, nos encontramos con un fantástico modo construcción en el que desatar nuestra creatividad y crear pistas completamente nuevas en diferentes entornos.

¿Y qué se consigue con esto? Pues que sea la comunidad la que ponga la carne en el asador a la hora de crear circuitos imposibles. Si bien es cierto el título cuenta con algunos tramos realmente complicados, es en el multijugador donde hemos visto pistas muy, muy complejas, y esto nos ha hecho picarnos aún más. Para colmo el sistema de construcción, a diferencia de otros juegos, es intuitivo, fácil y rápido, y con cuatro órdenes habremos creado algunas pistas fáciles que, posteriormente, podremos ir perfilando y mejorando poniendo trampas o enemigos, por ejemplo.

A esto se le suma la gran cantidad de coches y la personalización de los mismos. Cada vehículo cuenta con un nivel de aceleración, velocidad, turbo y control diferente, y aunque empezamos con una pequeña remesa, pronto iremos adquiriendo más a medida que vayamos completando partidas y subiendo al podio. De hecho, ahora mismo y hasta el 18 de enero de 2022, está abierta la Temporada de Carreras de Supervillanos de DC, que presenta contenido desbloqueable como vehículos inspirados en Poison Ivy, Deathstroke y Harley Queen, entre otros. Las temporadas, de hecho, son uno de los puntos fuertes para ir incorporando vehículos a nuestro garaje, lo que sumado a la creatividad de la comunidad hacen que haya ‘Hot Wheels Unleashed’ para rato.

Noticias relacionadas

A nivel audiovisual, el título de Milestone funciona a unos 60 cuadros por segundo sin resentirse en ningún momento. No es un videojuego fotorrealista, ni lo busca tampoco, pero no por ello no deja de tener un buen apartado audiovisual. Los efectos, la suavidad con la que corren los coches en entornos gigantescos o una sala polivalente, hacen de la obra un juego de buen ver, sin demasiadas pretensiones pero mostrando músculo.

En definitiva, ‘Hot Wheels Unleashed’ ha sido una fantástica sorpresa para nosotros. Un videojuego arcade rápido y frenético, donde la competición, la creación y el coleccionismo se dan la mano para devolvernos la mirada hacia nuestro niño interior. Una compra segura si lo que buscamos es diversión desde el primer minuto sin demasiadas complicaciones, nos gusten los títulos de conducción o no.