Consejos prácticos

El mejor truco para enfriar la cerveza en cuestión de segundos

TEST | Si bebes esta cantidad de cerveza al día podrías ser una persona alcohólica

Esta es la cerveza que triunfa en Catalunya: es diferente al resto de España

La OCU ha hablado: dos cervezas especiales de marca blanca son mejores que la más famosas

Un grupo de personas brinda con varias cervezas.

Un grupo de personas brinda con varias cervezas. / Pexels / Elevate

El Periódico

El Periódico

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El verano es una de las mejores épocas del año. Los días son más largos, hay más luz y es cuando suelen hacerse las vacaciones. Aunque todavía no te toquen unos días de merecido descanso o no hagas horario de verano en el trabajo, seguro que estás aprovechando alguna que otra tarde para tomar algo antes de acabar el día.

Llegar a casa y refrescarte con un refresco o una cerveza es un clásico, pero con la subida de temperaturas y el calor es una tarea más complicada. Más todavía si en casa no tienes y antes tienes que hacer una parada en el supermercado. Conseguir bajar de temperatura una bebida sin perder tiempo en la nevera podría parecer un reto, pero hay un truco para conseguirlo.

Truco apto para botellas y latas

Si acabas de llegar de la compra y quieres enfriar una cerveza o un refresco, la manera más rápida y sencilla es metiéndola en un recipiente con agua, hielo y sal. Remueve bien la mezcla y pon la botella o la lata dentro. Luego, déjalo reposar durante cinco minutos y verás cómo tu bebida está lista para disfrutar.

Otro método infalible para enfriar tu bebida es envolverla en papel de cocina mojado. Para eso, empapa bien un buen trozo papel de cocina con agua y un poco de sal, envuelve la lata o la botella con él y métela al congelador. En diez minutos tendrás tu refresco perfecto.

Válido para la playa

El 'tip' del papel de cocina mojado también te puede servir cuando vayas a la playa. A falta de nevera portátil, lleva papel contigo, mójalo con el agua del mar, que además es salada, y cubre bien a la bebida con él. Si ya la llevas fría, verás que aguanta más tiempo. Si la llevas del tiempo, al menos no se calentará más. Repite el proceso periódicamente, eso sí.