Mejor prevenir que curar

La 'táctica del felpudo': el truco para que no te entren a robar en casa este verano

Estos son los días y horas preferidos de los ladrones para robar en las casas

Consejos para evitar robos en el domicilio durante las vacaciones

Vídeo | Esta es la forma en que los ladrones marcan los pisos para entrar a robar

Una persona delante de un felpudo.

Una persona delante de un felpudo. / Marisa Daeger

Alexandra Costa

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En verano, los ladrones se ponen las botas. Aprovechan que la gente se va de vacaciones para entrar en las viviendas y hacer, nunca mejor dicho, el agostoLos Mossos d'Esquadra dan cada año a la ciudadanía unos consejos básicos para proteger los hogares, más allá de cerrar con llave la puerta al salir de casa. Sin embargo, los maleantes también tienen sus trucos y estrategias, y hasta una rutina marcada. Por eso, a las puertas de que miles de ciudadanos dejarán sus casas durante una temporada, no está de más repasar algunos de los consejos que las autoridades lanzarán siempre por estas fechas.

Una de las recomendaciones de la policía es ser más listos que los cacos. O, al menos, intentarlo, ya que ellos se las saben todas, como marcar los pisos para saber cuáles están vacíos. Lo hacen poniendo trozos de papel, plástico o pegamento en las puertas. Si al cabo de unos días esas marcas siguen ahí, significa que nadie ha entrado o salido, así que tienen vía libre para robar.

Engañar a los ladrones

Para minimizar el riesgo de sufrir un robo en el domicilio, la Policía Nacional sugiere, entre otras muchas, cosas como instalar una alarma, usar el truco bautizado como 'táctica del felpudo'. Su fin no es otro que engañar a los ladrones y hacerles pensar que hay gente en la vivienda.

"¿Planeando una escapada para el fin de semana?", pregunta el cuerpo de seguridad en una publicación en X, anteriormente Twitter, para posteriormente dar dos consejos para que las casas "no parezcan deshabitadas". Uno de ellos es un clásico: intentar que el buzón no esté lleno, porque es una de las pistas más claras para los delincuentes. Si nadie lo vacía, deducen que en ese piso no hay nadie, lo que para ellos es una invitación para saquear.

El otro consejo es algo más novedoso: consiste en pedir a algún vecino que mueva tu felpudo. De esta forma, los malhechores deducirán que hay gente y no llevarán adelante sus planes.