Como el primer día

Sobrevive a la crisis de estilo del verano: así puedes dejar las zapatillas más blancas que nunca

Di adiós a cualquier mancha: los usos que no conoces del borrador mágico

Sin frotar ni hacer nada: el "trucazo" para limpiar la campana extractora de la cocina a la primera

A la izquierda, una zapatilla blanca limpia y, a la derecha, una sucia.

A la izquierda, una zapatilla blanca limpia y, a la derecha, una sucia. / Pexels

Pedro G. Cuesta

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El verano es sinónimo de lucir zapatillas blancas. Son el calzado ideal para casi cualquier 'outfit', así como un símbolo de elegancia y simplicidad. Quedan bien con unos vaqueros, un vestido o un pantalón corto. Sin embargo, las 'sneakers' blancas son muy delicadas: el mínimo roce se convierte en mancha y, al ser el blanco un color tan poco sufrido, sacarla no es tarea fácil. Por eso, te compartimos los mejores trucos para limpiar tus deportivas blancas y que queden como el primer día.

Lo más tentador es poner las zapatillas a la lavadora, aunque esa no siempre es una buena opción. Más allá de que el tambor del electrodoméstico puede dañarse al recibir tantos golpes, las deportivas blancas no salen del todo limpias. Damos fe de ello, como que las manchas pueden incrustarse todavía más. De ahí que lavarlas a mano sea la mejor opción.

Los pasos a seguir son sencillos y rápidos, pero es esencial repetir el proceso cuando se vuelvan a manchar o, después, será muy difícil quitar los borrones. Lo primero que debes hacer es quitar los cordones. También las plantillas, en el caso de que sean removibles, para así no dañarlas. Así será mucho más fácil limpiar la zapatilla

Existen distintos productos y trucos de limpieza, pero hemos probado uno y te aseguramos que funciona:

Con bicarbonato de sodio y vinagre blanco

Limpiar con bicarbonato y vinagre blanco es una solución perfecta para muchos problemas de limpieza, pero también para devolver el blanco a las zapatillas.

  • En un bol mezcla media taza de bicarbonato sódico (una si están muy sucias) con dos tazas de vinagre blanco y espera que la composición se integre que (cuando baje el efecto efervescente).
  • Frota la mezcla sobre la zapatilla con la ayuda de un cepillo para ropa (de cerdas suaves).
  • Deja reposar la mezcla unos 15 y 20 minutos.
  • Aclara, deja secar, y disfruta de tus zapatillas limpias.

Cómo lavar los cordones

Para lavar los cordones, lo primero que tienes que hacer es ponerlos en un recipiente con agua tibia, jabón y un chorrito de vinagre blanco (que no vinagre de limpieza). Seguidamente, frótalos con insistencia para terminar de eliminar las manchas que hayan podido quedar. Puedes ayudarte del mismo cepillo utilizado anteriormente.

Si están muy sucios y no consigues eliminar las manchas con los pasos anteriores, opta por esta otra fórmula de limpieza: añade en un recipiente dos tazas de agua, cuatro cucharadas de bicarbonato de sodio y otras cuatro de vinagre blanco. Mete los cordones en la mezcla y déjalos en remojo durante 30 minutos. Acaba el proceso frotándolos con el cepillo. Luego, enjuaga y déjalos secar: quedarán como nuevos.