Consejo práctico

El truco del papel de aluminio para ahorrar mucho tiempo al planchar

20 trucos con papel de aluminio que te dejarán alucinados

El truco del papel albal para limpiar sartenes y que queden como nuevas

El truco casero definitivo para limpiar la plancha: papel de aluminio y sal

Una persona plancha una prenda de ropa.

Una persona plancha una prenda de ropa. / Pexels / Karolina Grabowska

Pedro G. Cuesta

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Planchar es una tarea que a menudo se nos atraganta. Y más, si cabe, durante los meses de verano. Las elevadas temperaturas que se suelen padecer a lo largo de esos meses, sumadas a los vapores de la plancha, hacen que planchar se convierta en una de las tareas más costosas y que más pereza dan del hogar, pero... ¿Sabías que existe un truco para ahorrar tiempo mientras planchas la ropa? Ya hay mucha gente que lo está utilizando, y es muy útil para aquellos que encuentran el planchado tedioso y lo dejan para el final.

El proceso de planchado consiste en aplicar calor y presión a la ropa, con el fin de suavizarla y eliminar las arrugas, con una plancha. Esta tarea es fundamental para mantener un aspecto cuidado y profesional en nuestras prendas. En el mercado existen diferentes tipos de planchas que se adaptan a las necesidades de cada usuario.

Ropa limpia y seca

Antes de comenzar a planchar, es crucial asegurarse de que la ropa está limpia y seca para evitar daños tanto en la plancha como la prenda. Además, es importante clasificar la ropa según su tipo de tejido y adecuar la temperatura de la plancha al mismo antes de iniciar el proceso.

Es importante tener en cuenta que ciertos tejidos, como la seda y el lino, requieren ajustes especiales de temperatura y deben ser planchados con sumo cuidado para evitar dañarlos. Además, algunas prendas pueden tener adornos o detalles que también requieren de un planchado específico o, incluso, deben evitarlo por completo.

También es muy importante no dejar la plancha caliente sobre la ropa sin moverla, ya que puede causar quemaduras en la tela. Se recomienda trabajar en secciones pequeñas y evitar aplicar demasiada presión sobre la tela, para no dejar marcas ni dañar la prenda.

El truco del papel de aluminio

En todo caso, si lo que quieres es optimizar el planchado y hacerlo más rápido, puedes usar el truco del papel de aluminio, que consiste en cubrir la tabla de planchar con papel de aluminio y, a continuación, cubrirlo con una tela o toalla. De esta manera, al pasar la plancha por la ropa, parte del calor se transfiere al papel de aluminio y se convierte en una especie de plancha por el lado contrario.

Así, si planchas pantalones, basta con darles una pasada por delante mientras el papel de aluminio hace su efecto en la parte trasera de los pantalones. Este truco es muy útil y te ayudará a ahorrar mucho tiempo de planchado.

Al acabar, después de planchar una prenda, retira el papel de aluminio y guarda o cuelga inmediatamente la pieza, para evitar que se arrugue nuevamente. Por último, deja que la plancha se enfríe por completo antes de guardarla.