Mejor que en la tintorería

Así tienes que lavar los plumíferos y chaquetas en la lavadora para que salgan como nuevos

Así tienes que lavar los plumíferos y chaquetas en la lavadora para que salgan como nuevos

Pexels / Sarah Chai

2
Se lee en minutos
Pedro G. Cuesta

Las chaquetas rellenas de plumas o plumíferos son unas prendas muy habituales en invierno y en porque es muy calentita y ligera.

Para que se mantengan limpios y como nuevos, es necesario lavarlos con delicadeza y evitar que su relleno acolchado se aplaste o se deforme.

A pesar de que no es una labor complicada, muchas personas prefieren llevar el plumífero a la tintorería o, en su defecto, lavarlo a mano, y así evitar problemas.

Lavado sin apelmazar

Pero no es complicado lavarlo en la lavadora y dejarlo como nuevo sin que se dañe o apelmace la prenda, y tampoco lo es conseguir que se seque en un momento, si se siguen una serie de consejos.

El primero y más importante es leer la etiqueta de la prenda para saber a qué temperatura máxima se puede lavar la chaqueta y el tiempo que necesita para que quede impoluto. Si el plumíferos no está muy sucio, bastaría con un programa corto a 30 grados de temperatura.

Cuando ya sepamos tiempo y temperatura, conviene cerrar la cremallera antes de introducirlo en la lavadora -para que los dientes de la misma no rocen la prenda- y darle la vuelta.

Detergente y suavizante

Posteriormente, se añade el detergente adecuado -todos los limpiadores llevan las dosis adecuadas en función de si la prenda está poco o muy sucia, la dureza del agua de la zona en la que se vive y los kilos de ropa que se quieran lavar- y suavizante. El suavizante también se echará en su justa medida, puesto que no conviene abusar de él para no estropear la prenda.

Si la chaqueta está muy sucia, es necesario poner un programa más intenso. Las lavadoras más actuales suelen tener programas específicos para este tipo de prendas, así como para ropa delicada como la lana. Si no existe, se puede poner un ciclo de lavado para prendas sintéticas a baja temperatura.

Pelotas de tenis o pádel

Un truco muy efectivo es meter la prenda o prendas en la lavadora con unas pelotas de tenis o pádel, que pesen, para que 'golpeen' las prendas durante el lavado y, sobre todo, durante el centrifugado. Así se evitará que se concentren grumos de relleno. El truco de las pelotas también funciona muy bien con los edredones acolchados o nórdicos.

El secado es mejor hacerlo con una secadora, para que el material se seque completamente y al mismo tiempo se hinche. Durante al menos una hora u hora y media y con las pelotas de pádel o tenis.

Noticias relacionadas

Si no se tiene secadora, se puede colgar la prenda al aire libre, pero conviene hacerlo un día de mucho sol y sacudir la prenda y colgarla del otro lado cada hora aproximadamente, para que no se apelmace el material interior. Antes de destenderla, hay que asegurarse de que está bien seca por todas partes.

Otra opción es colocarla apoyada en una mesa y encima de una toalla que empape el agua y sacudirla también para evitar que se formen grumos.