Producto estrella

LIMPIEZA | ¿Cómo puedes quitar la humedad de casa de forma definitiva?

Señales de humedad en el techo de una vivienda en Barcelona.

Señales de humedad en el techo de una vivienda en Barcelona. / Marta Jordi

1
Se lee en minutos
Pedro G. Cuesta

En las casas puede haber muchos focos de humedad, desde ropa tendida en el interior de las casas hasta el agua de la pasta que hierve. Pero además, de las viviendas se entra y se sale, se abren ventanas para ventilar, las propias paredes traspiran y en las mismas hay también pequeñas fisuras.

Cualquier renovación trivial de aire, como por ejemplo la apertura de una ventana, provoca sin embargo una pérdida de humedad relativa bastante importante. En otras palabras, el vapor de agua "escapa fuera" mucho más rápidamente que el calor, justo a causa de las propiedades físicas de los gases. Se llega, por lo tanto, a la paradoja de que en invierno, renovar el aire sin aportar humedad puede empeorar la calidad del aire, porque lo deja demasiado seco.

Zonas costeras

Sin embargo, es habitual que en las viviendas haya humedades, sobre todo en zonas costeras -no hay que olvidar que España es una Península rodeada de agua y que hay dos comunidades autónomas conformadas por islas- y en las que un río atraviesa la ciudad -España cuenta con una rica variedad hidrográfica, representada por 34 ríos principales-.

Quitar la humedad en una vivienda es harto complicado, y más si ha habido aparición de moho, que es un hongo que se encuentra tanto al aire libre como en lugares húmedos y con baja luminosidad y se manifiesta en distintos colores como el rojo, el negro, el azul, el verde y el gris.

Producto milagroso

Hay deshumidificadores eléctricos para eliminar la humedad y diferentes tipos de plantas de interior, como la begonia, que también ayudan a suprimir el moho.

Noticias relacionadas

Pero, además, también hay un producto barato y muy común que es capaz de absorber la humedad: la sal marina. Poner en un recipiente un poco profundo sal marina y colocarlo en las zonas más húmedas de la casa ayuda a secar el ambiente. Eso sí, conviene cambiar esa sal cada 5 o 7 días, para que la sal pueda absorber esa humedad completamente.

La sal marina también puede colocarse dentro de un armario, lo que, además, evitará que la ropa adquiera malos olores provocados por la humedad.