Con productos caseros

¿Cómo limpiar el horno y la campana en pocos minutos?

¿Cómo limpiar el horno y la campana en pocos minutos?
1
Se lee en minutos
Dionisos Rodríguez

Hay dos zonas fundamentales a la hora de limpiar una casa que requieren un especial esfuerzo, ya que es donde se suele acumular más suciedad y polvo y, por tanto, el lugar en el que las bacterias se multiplican: la cocina y el cuarto de baño (en este enlace te mostramos el sencillo método casero con el que dejarás el inodoro como nuevo en un minuto).

Existen multitud de productos que se pueden hallar en el supermercado para incorporar al arsenal de limpieza que utilicemos en esta tarea. No obstante, el desconocimiento y el precio de algunos de ellos conlleva que en muchas ocasiones se dude de cuál es el mejor para utilizar. La realidad es que hay muchos productos económicos que son ideales para limpiar el hogar y que se agotan rápidamente en las tiendas por lo efectivo que resultan según los expertos en esta materia.

La cocina requiere una dedicación debido a que cuando cocinamos, se acumula suciedad y grasa que, si no se limpia a menudo, es difícil de eliminar. La campana extractora y el horno son dos de los electrodomésticos que más grasa acumulan y que menos se limpian debido a su dificultad o, simplemente, porque no nos damos cuenta. Para poder eliminar con éxito la suciedad que se acumula en los electrodomésticos anteriormente mencionados, los expertos recomiendan utilizar el jabón beltrán. Únicamente hay que utilizar un vaso de agua y aplicar este producto para deshacernos de la grasa que se acumula en las paredes del horno.

Además, también es ideal para limpiar la campana extractora. Mezclando el producto con agua caliente y utilizando posteriormente una esponja conseguiremos eliminar toda la suciedad que incluso se cuela por la rejilla de este electrodoméstico y que tanta suciedad acumula y no se ve a simple vista.

Trucos de limpieza

Noticias relacionadas

Recuerda que el mantenimiento de la casa no es solo algo estético, sino que ayuda a prevenir que se formen bacterias o moho, especialmente en las zonas más húmedas del hogar como aquellos lugares donde tenemos la lavadora, se cuelgue la ropa, o los propios baños. La limpieza de las paredes y el suelo es fundamental para evitar que adquieran un aspecto sucio y dejado.

Además, existen múltiples métodos caseros que no solo dejarán tu casa como nueva, sino que se te ayudará a ahorrar un dinero a la hora de hacer la compra.