¿Cómo se puede acabar con la plaga del bicho de la humedad?

Pececillo de plata o Lepisma saccharina.

Pececillo de plata o Lepisma saccharina. / Pixabay / Hans Braxmeier

1
Se lee en minutos
Dionisos Rodríguez

Es posible que hayas encontrado en alguna ocasión un insecto pequeño parecido a la tijereta, alargado como ella pero de color grisáceo u oscuro. Puede haberte aparecido en el baño o en distintas partes húmedas de la casa, como en las partes inferiores a los armarios. Aunque no vivas en una zona especialmente húmeda, pero sobre todo, si vives en una de ellas.

Si es así, seguramente te encuentres ante el conocido como 'pececillo de plata'. Científicamente reconocido como Lepisma saccharina, este insecto es un bicho de la humedad y trae consigo más problemas: ácaros o la aparición de nuevos insectos. Por eso, debes buscar la solución rápida para acabar con ellos.

Es un insecto común que se alimenta de materia orgánica formada por almidón y otros polisacáridos (cartón, celulosa del papel, moho, azúcares, restos de tejidos, cabellos...) Su aspecto es, también, bastante peculiar. Es alargado y gris, similar a un ciempiés pero algo más fino; hasta unos 12 milímetros de largo. No tiene alas y puede vivir entre dos y ocho años.Se ubica, siempre, en espacios húmedos y oscuros, por eso es frecuente encontrarlo cerca del agujero de las bañeras o de las pilas en los váteres. También podría aparecer en el agujero de drenaje de pilas en las cocinas. Sea como sea, nunca vas a encontrarlo en lugares en los que llegan frecuentes rayos de luz, por lo que también podrían establecer su 'lugar de residencia' en tus muebles, en la parte posterior o por bajo de los mismos si es que hay alguna tubería cerca.

Puedes acabar con ellas rociando alcohol etílico la zona en la que has encontrado al insecto, poniendo ácido bórico en las juntas de las baldosas del baño o fregadero o esparciendo diatomita o tierra de diatomeas por la zona, que hará que el insecto se seque y acabe muriendo.

Noticias relacionadas

Tras su aparición, puedes evitar que se instale siguiendo unos sencillos consejos.

  • Revisa la ventilación constante de tu casa.

  • Evita la humedad, sobre todo en el baño. Si acabas de ducharte, abre la puerta y las ventanas.

  • Sella las grietas del suelo en las baldosas con cemento, no con silicona (se la comen y les vale como alimento).

  • Desinfecta con lejía o con agua y amoniaco.