Geología

Una gigantesca cascada de 1,5 kilómetros de alto formó el Mediterráneo actual

Tras una larga época convertido en un lago seco y salino, la cuenca se inundó de nuevo con agua del Atlántico

Una gigantesca cascada de 1,5 kilómetros de alto formó el Mediterráneo actual

Epi_rc_es

4
Se lee en minutos
J. L. Ferrer/Redacción

Una investigación de la Universidad Nacional de Australia (ANU) profundiza en lo que sucedió en el Mediterráneo durante la megainundación que sufrió hace cinco millones de años y que ayudó a darle su configuración actual. Durante el proceso, se produjo una cascada gigante de 1,5 kilómetros de altura en la zona de la actual Sicilia que ayudó a llenar de agua toda la mitad Este de la cuenca mediterránea.

El evento, llamado megainundación de Zanclean, fue la mayor inundación conocida por la ciencia. Transformó la cuenca del Mediterráneo desde un estanque de salmuera estéril al bullicioso ecosistema marino que conocemos hoy. El estudio de ANU, publicado en Nature Geoscience, arroja luz sobre cómo se produjo esta transformación.

Hoy es posible encontrar conchas marinas en la cadena montañosa más grande de la isla, las montañas de Troodos. Ello es así porque el Mediterráneo ha tenido una historia tumultuosa llena de actividad tectónica, islas que se hunden y se levantan, e inundaciones.

El autor principal e investigador de doctorado de ANU en paleoambientes, Udara Amarathunga, afirma que la inundación de Zanclean fue uno de los cambios ambientales globales más abruptos desde la extinción masiva que acabó con los dinosaurios. El investigador considera que fue “el renacimiento del Mediterráneo”.

Se cierra la 'puerta' de Gibraltar

 “La megainundación desencadenó el final de la Crisis de Salinidad Messiniense (MSC) cuando la cuenca del Mediterráneo se secó parcialmente al cerrarse la puerta de entrada Atlántico-Mediterráneo [Gibraltar], dejando enormes depósitos de sal y matando a la mayoría de las formas de vida”, explica en la revista Cosmos.

Estrecho de Gibraltar / ESA

Amarathunga añadió que el MSC comenzó hace seis millones de años cuando las placas continentales europea y africana se empujaron entre sí, separando el Mediterráneo del Atlántico en el punto donde hoy se encuentra Gibraltar.

Esta “puerta”, dice Amarathunga, “no estaba completamente cerrada y permitía una pequeña cantidad de entrada al Mediterráneo. Pero se cerró por completo hace 5,6 millones de años, y este es el pico de la crisis de la salinidad”.

Aunque los científicos no están seguros del alcance exacto del secado del Mediterráneo, Amarathunga dice que creen que sus niveles se redujeron en 1-2 kilómetros, creando dos cuencas diferentes: una cuenca oriental y occidental separadas por lo que ahora es Sicilia.

Una gigantesca cascada de 1,5 kilómetros de altura

Pero ¿qué sucedió para que el Mediterráneo dejara de ser un lago inhóspito de salmuera?

Lenta pero segura, explica Amarathunga, la erosión en Gibraltar hizo que pequeñas cantidades de agua se filtraran desde el Atlántico hacia el Mediterráneo. La hipótesis de la megainundación fue elaborada por primera vez en 2009 por el científico español Daniel García-Castellanos, quien sugirió que, después de este lento flujo inicial, el "muro de la presa" se habría roto y habría producido la entrada de un volumen masivo de agua en el mar Mediterráneo.

Se habría formado así una gigantesca cascada de 1,5 kilómetros de altura a la altura de Sicilia, que habría terminado de inundar la otra mitad de la cuenca.

La energía producida por el movimiento masivo de agua en un solo día en el pico de la inundación habría sido equivalente a 500 veces la energía producida por las Cataratas del Niágara en todo un año. Se estima que el mar Mediterráneo se habría elevado más de 10 metros por día en el pico de la inundación.

Lugar donde se produjo la gran cascada / Daniel García Castellanos

El resto de los mares del mundo bajó nueve metros de repente

“Habría sido la inundación más abrupta en la historia registrada”, dice Amarathunga. La magnitud de fenómeno fue tal que “a medida que se llenaba el Mediterráneo, el nivel global del mar se redujo unos nueve metros”.

Inmediatamente después de la superficie de inundación del Mediterráneo oriental, hay una “capa rica en materia orgánica” que muestra bajos niveles de oxígeno en el agua, ya que el oxígeno conduce a la oxidación de esta materia orgánica. Esta capa no aparece en la cuenca occidental. Entonces, estas zonas muertas anóxicas en el Mediterráneo oriental indican que la cuenca oriental estaba anóxica después de la inundación.

La megainundación y la deposición de capas ricas en materia orgánica ocurrieron por etapas.

La cuenca occidental del Mediterráneo se llena primero. Luego, una vez que se rompe la barrera de tierra que existía a la altura de la Sicilia, se produce una gigantesca cascada hacia el este. Pero esta cascada, muestra el trabajo de Amarathunga, habría llevado consigo grandes cantidades de sal a la cuenca oriental.

“Nuestra interpretación es que, hacia el final de la inundación, ambas cuencas se mezclan. Pero debido a la energía del agua de la inundación, toda la sal se transfiere de esta cascada a la cuenca oriental”, dice Amarathunga. “Ahora esta sal necesita transferir se al Atlántico. Usamos otro modelo para estimar el tiempo que se tardaría en sacar la sal que hacia el Atlántico”.

“Nuestro trabajo indica que se necesitaron otros 26.000 años para eliminar todo el exceso de sal y devolver al Mediterráneo el aspecto de una cuenca marina normal”, añade.

Mar Mediterráneo / seopositivo

Este largo período de transición era desconocido para los científicos hasta ahora. Sin embargo, la hipótesis de la megainundación está sujeta a cierta controversia. Algunos científicos sugieren que el Mediterráneo nunca se secó a gran escala. Pero este nuevo estudio de la ANU proporciona evidencias que fortalecen la hipótesis de las mega inundaciones.

Amarathunga dijo que una transformación tan rápida y grande es rara, lo que hace que la inundación de Zanclean sea un ejemplo único de cuán rápido pueden cambiar ecosistemas completos.

Estudio de referencia: https://www.nature.com/articles/s41561-022-00998-z

Noticias relacionadas

....

Contacto de la sección de Medio Ambiente: crisisclimatica@prensaiberica.es