Biodiversidad

El veneno podría haber matado a 200.000 animales en España en los últimos 25 años

SEO/BirdLife publica un audiovisual que resume la historia de la lucha contra esta practica ilegal y delictiva

El veneno podría haber matado a 200.000 animales en España en los últimos 25 años

Epi_rc_es

4
Se lee en minutos
Ramón Díaz

Más de 21.000 animales fueron hallados muertos envenenados en España en los últimos 25 años. Sin embargo, la cifra real podría ser diez veces mayor y alcanzar los 200.000, ya que muchos de los cadáveres desaparecen antes de ser localizados y contabilizados. La organización no gubernamental SEO/BirdLife acaba de publicar un audiovisual que resume la historia de la lucha contra esta práctica ilegal y destaca los hitos más relevantes que han permitido avanzar en su prevención y persecución.

"España es un país puntero en la lucha contra esta práctica ilegal", resalta SEO/BirdLife, que ha realizado el vídeo en el marco del proyecto de BirdLife International, ‘Mava Safe Flyways–tackling poisoning blackspots in Spain’. El audiovisual está financiado por la Fundación Maia, dedicada a la conservación de la biodiversidad.

El informe ‘El veneno en España. Evolución del envenenamiento de Fauna Silvestre (1992-2017)’, elaborado por David de la Bodega (SEO/BirdLife), Carlos Cano (WWF) y Eva Mínguez, revela que el envenenamiento de fauna mediante el uso de cebos envenenados –normalmente despojos cárnicos impregnados mayoritariamente de fitosanitarios– es "un método ilegal de control de depredadores masivo, no selectivo y cruel, que afecta a muchas especies a las que no va dirigido, entre ellas especies amenazadas y animales domésticos".

"El uso de veneno no permite su uso exclusivo sobre las especies a eliminar, sino que cualquier animal puede resultar intoxicado, incluido el ser humano, causando una muerte violenta, ya que las sustancias utilizadas normalmente provocan un gran sufrimiento en los animales afectados", añade el informe.

Un buitre leonado y un perro envenenados. / Colectivo Acenva / SEO/BirdLife

El documental hace un recorrido por la lucha contra el uso ilegal de veneno a través de diferentes profesionales que desde distintos ámbitos han estado y están involucrados en ella.

Cooperación y trabajo en equipo

Entre ellos figura Pablo Ayerza, abogado con dilatada experiencia en defensa de la conservación de la naturaleza frente a este delito, quien resume la evolución de la lucha, salpicando el relato con intervenciones que refuerzan y puntualizan su testimonio.

"Si algo destaca en esta historia es el enorme espíritu de cooperación y el trabajo en equipo desarrollado desde todos los frentes para abordar el problema, lo que conduce inevitablemente al éxito", asegura Sara Cabezas, coordinadora del documental en el área de conservación de SEO/BirdLife.

Una encuesta realizada a socios de BirdLife Europe de 13 países ha revelado que las herramientas disponibles para luchar contra esta amenaza son "muy desiguales y a veces muy escasas en comparación con España", afirma Cabezas.

La mayoría de los países encuestados carecen de planes nacionales de acción contra el uso de veneno y padecen insuficiencia de laboratorios públicos para realizar análisis toxicológicos a precios asequibles, añade la dirigente de SEO/BirdLife.

La ONG expone que la experiencia española para salvar esos obstáculos puede servir de gran ayuda a los países vecinos para progresar en la lucha contra esta amenaza.

Por ello la difusión internacional de los éxitos logrados en este ámbito es fundamental. SEO/BirdLife ha contribuido a alcanzar muchos de estos logros gracias al desarrollo del LIFE Veneno, que lideró hace varios años.

Una veterinaria atiende a un buitre afectado por un envenenamiento masivo ocurrido en Salamanca el año pasado. / JCyL

El uso ilegal de veneno en el medio natural es una práctica ampliamente extendida por todo el mundo, no obstante, la intensidad de uso es diferente según zonas.

"Las poblaciones reproductoras de algunas especies de aves, como el milano real o el alimoche común, con carácter migratorio y hábitos necrófagos, pueden verse diezmadas en sus zonas de invernada o estivada por esta práctica", alerta SEO/BirdLife.

Prevenir y perseguir

"Es una responsabilidad común disponer de los medios necesarios para la prevención y persecución del uso ilegal de veneno y así garantizar la supervivencia no sólo de las especies residentes sino también de las migradoras", subraya SEO/BirdLife.

Por ello, pide "reforzar la alianza europea y entre continentes para hacer frente a esta amenaza con todas las herramientas disponibles, transmitiendo las experiencias más enriquecedoras desarrolladas en este ámbito".

Pero esta práctica ilegal no desaparece: entre enero y junio de este año se ha constatado la muerte por envenenamiento de varios ejemplares de dos especies catalogadas “En peligro” según el Catálogo Español de Especies Amenazadas y el Libro Rojo de las Aves de España: al menos, 4 ejemplares de águila imperial ibérica en Castilla-La Mancha, y 17 de milano en esa comunidad y Castilla y León. No son los únicos envenenamientos de especies protegidas registrados en estas regiones. No han trascendido aún datos de otras comunidades.

"Estos datos muestran la necesidad de continuar aunando esfuerzos y mejorando en la prevención del delito, sin perder de vista los avances en investigación para asegurar los indicios óptimos que permitan sentencias ejemplarizantes para continuar reduciendo esta práctica", expone SEO/BirdLife.

El uso del veneno produce graves estragos en la conservación de gran número de especies. Desequilibra las cadenas tróficas, lo que desestabiliza las comunidades animales, provocando descompensaciones y conflictos con actividades humanas y repercutiendo negativamente en los servicios ecosistémicos que ofrecen los taxones afectados.

"A la hora de valorar la afección de esta práctica sobre el ecosistema deberían considerarse estas pérdidas y el coste de su reposición por medios artificiales", señala SEO/BirdLife.

Noticias relacionadas

El uso ilegal de veneno está tipificado como delito. El Código Penal contempla penas de prisión de hasta dos años e inhabilitaciones especiales de uno a tres años.

Informe ‘El veneno en España’: http://www.venenono.org/wp-content/uploads/2020/11/Veneno-en-Espan%CC%83a-informe-2020-web-corr-24julio.pdf