"Es ilegal y denunciable"

Foto | Así persiguen y hostigan las barcas de recreo a las ballenas en Valencia

Los investigadores captan imágenes de embarcaciones persiguiendo y echándose encima de los rorcuales y cruzándose entre una madre y su cría

Foto | Así persiguen y hostigan las barcas de recreo a las ballenas en Valencia

Epi_rc_es

2
Se lee en minutos
Alfons Padilla

Los investigadores del proyecto Cabo Rorcual y Eduard Degollada, de la ONG Edmaktub, que estos días ha navegado en su catamarán Maktub por las costas de Denia y Jávea, en Valencia, han sido testigos este fin de semana de la falta de escrúpulos de muchos navegantes que, como modernos capitanes Ahab, han acosado a las ballenas rorcuales (Balaenoptera physalus) y han cometido toda una colección de infracciones. Degollada ha tomado fotografías que confirman que las tripulaciones de las embarcaciones de recreo tienen muchísimo que aprender.

"Los rorcuales son animales protegidos. No se puede ir detrás de ellos. Es ilegal y denunciable", explicó el martes el responsable de Edmaktub, quien estudia el paso de estos grandes cetáceos por las costas de Garraf (Barcelona) y que está colaborando con el proyecto Cabo Rorcual. Degollada cuenta con una autorización del Ministerio para la Transición Ecológica para acercarse a estos grandes cetáceos. Aún así, guarda la distancia y no molesta a las ballenas. Toma imágenes de estos impresionantes animales (los segundos más grandes del planeta tras la balleza azul) con un dron.

Estos días le ha tocado también hacer mucha pedagogía. Ha advertido a las tripulaciones de barcas que perseguían a las ballenas de que estaban cometiendo una ilegalidad. Pese a ello, algunas de estas tripulaciones volvían a la carga cuando pensaban que habían dado esquinazo a los investigadores y a los vigilantes (el servicio de Guardacostas de Denia o las lanchas de protección de la posidonia oceánica).

Una 'flotilla' de barcas persigue y acosa a las ballenas. / Edmaktub

Noticias relacionadas

Las fotografías, tomadas la mayoría en la costa de la Sardinera y el Cap Prim de Jávea, muestran comportamientos sonrojantes. Una embarcación cruza entre una madre y su cría. Una 'flotilla' de barcas sigue a todo trapo y hostiga a cuatro rorcuales. Las embarcaciones incumplen normas que son cristalinas. Está prohibido acercarse a menos de 60 metros de las ballenas, navegar en línea recta hacia ellas o ir a más de 4 nudos cuando se está en el radio de entre 60 y 300 metros.

"Se puede disfrutar perfectamente de contemplar un rorcual a 300 metros. En esta costa tenemos un tesoro y debemos conservarlo", advirtió el coordinador del proyecto Cabo Rorcual, Eduardo Belda. "Es importante que socialmente cale que debemos preservar a estos animales y que los navegantes concienciados reprendan a quienes incumplen las normas y ponen en peligro esta riqueza marina".