Incendio

El incendio de Zamora, el mayor del siglo en la provincia, quema ya casi 25.000 hectáreas

Los vecinos viven momentos angustiosos: "Al principio creí que estaba soñando"

4
Se lee en minutos
LOZ

La ola de calor deja sentir sus últimos efectos, pero la situación de los incendios aún preocupa, en especial el de la Sierra de la Culebra (Zamora), donde a diferencia de lo que ocurre en más de 90 % de los incendios forestales, éste no tuvo su origen en la mano del hombre sino en los rayos caídos en una tormenta seca que han causado varios focos de inicio de fuego que han hecho necesaria la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

El incendio ha carbonizado ya cerca de 25.000 hectáreas, en su mayoría de superficie forestal arbolada de pino, monte bajo y matorral, un fuego que avanza sin control en dirección norte y ya llega al valle del río Tera

El incendio forestal ha llegado a las inmediaciones de la vía ferroviaria de Alta Velocidad Madrid-Galicia (AVE) a la altura de Val de Santa María, lo que ha obligado a cortar el trazado ferroviario entre las estaciones de Sanabria Alta Velocidad y Zamora.

El corte de la vía afecta a todos los trenes que circulan en ambos sentidos entre Madrid y la Comunidad de Galicia y Renfe establecerá servicios alternativos para que los viajeros realicen este tramo de unos cien kilómetros en el que las vías permanecen cortadas, han informado este sábado fuentes de la compañía ferroviaria.

Aunque el fuego se mostraba menos virulento y durante la noche se logró reducir la altura de las llamas, seguía el ataque directo en los diferentes focos de la reserva de la Sierra de la Culebra, un incendio que se prevé que siga activo las próximas doce horas, ha indicado por su parte el Ministerio de Defensa.

La noche de lucha contra el fuego fue dura y de intenso trabajo, con la incorporación a primera hora de la mañana de medios aéreos de extinción y, aunque el incendio seguía activo, presentaba menos virulencia.

Vecinos de 20 pueblos dormirán fuera de casa

Vecinos de una veintena de localidades zamoranas pasarán la noche del sábado al domingo en vilo y fuera de sus casas tras los nuevos desalojos que se han producido por el incendio forestal de la Sierra de la Culebra, que avanza sin control en dirección norte y ya llega al valle del río Tera.

Los vecinos de siete de esos pueblos de Zamora se han despertado esta madrugada bajo el sonido de las sirenas de emergencia, aunque seguramente muchos de ellos no hayan podido pegar ojo por el miedo al fuego.

El incendio en la Sierra de la Culebra sigue avanzando y "comiendo" terreno a la naturaleza zamorana. Esto se traducía en que seis pueblos cercanos a la zona fueron evacuados preventivamente de madrugada.

Es el caso de Cabañas de Aliste, Pelazuelo de las Cuevas, Torres de Aliste, Pobladura de Aliste, Mahide, San Pedro de las Herrerías y al que recientemente se ha sumado la localidad de Boya. Todos los vecinos han sido trasladados a lugares seguros mediante instrucciones de la Guardia Civil, Protección Civil y los equipos de extinción.

A media mañana se unía Villardeciervos, el octavo pueblo evacuado. Los vecinos han sido trasladados a Camarzana de Tera, excepto los usuarios de la residencia de la tercera edad, que han sido trasladados a un centro de La Bañeza, en la provincia de León.

El desalojo preventivo de Villardeciervos es aún más complicado, pues en el pabellón de la villa cervata se había realojado a los vecinos previamente evacuados de Mahíde y San Pedro de las Herrerías, que ahora tienen que ser trasladados hasta Camarzana junto a los propios vecinos de Villardeciervos. Además, el pabellón se quedó sin electricidad.

El viento juega en contra de los medios de extinción, e incluso ha provocado que se reaviven focos que antes estaban controlados, como ha sucedido en Sarracín de Aliste. Además, el viento esparce el humo con ceniza, lo cual supone un riesgo para la salud de las poblaciones, un motivo más que ha llevado a tomar la decisión de evacuarlas.

Los efectivos han movilizado a la población ante las rachas de viento y la presencia en el casco urbano de humo con ceniza, lo cual ponía en serio riesgo la salud de los vecinos de estos pueblos.

Momentos angustiosos

Nadie se espera algo así. A las 05:00 am, Teresa Romero, vecina de Mahide, se despertó bajo el fuerte sonido de las sirenas, "al principio creí que estaba soñando", nos cuenta. "Hemos vivido momentos angustiosos, aquí hay mucha gente mayor y lo han pasado muy mal, nos decían que había que salir del pueblo rápidamente", relata esta zamorana, quien asustada ha dejado atrás su pueblo bajo un "cielo rojo que iluminaba todo".

El infierno

La Sierra de la Culebra vivió un auténtico infierno en una jornada con varios incendios forestales que han destruido una amplia superficie de hectáreas, la mayor parte de bosque, entre Riofrío y Ferreras de Arriba, afectando también a zonas de Ferreras de Abajo, Cabañas de Aliste, Tábara y Litos, entre otras localidades.

Noticias relacionadas

Ferreras de Arriba es la localidad que se llevaba la peor parte, y donde se concentraban todos los medios de extinción en la tarde de ayer para tratar de salvaguardar la seguridad del pueblo.

Cuando las llamaradas comenzaron a verse desde el casco urbano, aún cierta distancia, los vecinos salieron de sus casas y contemplaban con preocupación como “están ardiendo los castaños plantados por nuestros bisabuelos”. El humo se podía oler en todo el pueblo, pero cada vez llegaban más medios aéreos y terrestres para contener el avance de las llamas.