Energía

Doce macrotendidos eléctricos amenazan 1.300 km2 de paisaje en Catalunya

Los ecologistas acusan a las grandes empresas de "suplantar" a Red Eléctrica Española

Las empresas dedicadas al suministro de energía duplicaron su volumen de negocio en noviembre

Las empresas dedicadas al suministro de energía duplicaron su volumen de negocio en noviembre

3
Se lee en minutos
Joan Lluís Ferrer

Numerosos proyectos de macrotendidos eléctricos de muy alta tensión amenazan el paisaje de Catalunya. Ello es debido a que las grandes plantas de producción de energía renovable están en Aragón y para llevar dicha energía a Catalunya es preciso atravesar extensos parajes naturales con gigantescas torres eléctricas. Los ecologistas hablan de una docena de proyectos y la Generalitat afirma que actúa para romper con la dependencia energética de Aragón.

La entidad Ecologistes de Catalunya (GEPEC) ha denunciado que las nuevas líneas de muy alta tensión (MAT) que están actualmente proyectadas para transportar energía renovable destruirán más de 1.300 kilómetros cuadrados (más del doble que la isla de Ibiza) de terreno rural y espacios naturales en Catalunya.

Además, si se llevan a cabo todas las grandes infraestructuras proyectadas se deberían deforestar cerca de 4.000 hectáreas, lo que equivale a la superficie de 8.000 campos de fútbol, según dicha entidad. Ello es así porque la ley obliga a dejar una franja despejada de arbolado a ambos lados de los tendidos para evitar el riesgo de incendios.

Doce proyectos están en tramitación / Pixabay

Aparte de las líneas de muy alta tensión de Forestalia y Greencapital, desde el pasado mes de agosto se han publicado en el Boletín Oficial del Estado una decena de proyectos, la mayoría para llevar energía desde las plantas eólicas de Aragón hasta el área metropolitana de Barcelona, añade el comunicado de Ecologistes de Catalunya.

La energía se produce lejos

“El goteo de proyectos de transporte de energía en territorio rural no se detiene”, señala la entidad, que denuncia que “el principal problema es que la producción de energía renovable se proyecta muy lejos de las áreas de mayor consumo y, por tanto, hay que transportar la energía cruzando de punta a punta el país y volviendo a castigar los territorios rurales, sobre todo Terres del Ebre, Camp de Tarragona y el sur de Ponent”, añade.

Como alternativa, los ecologistas abogan por implantar las renovables en suelo degradado ya existente. Ello evitaría la pérdida de biodiversidad “en este proceso de descarbonización urgente y prioritario”.

Hay que acercar la energía a los lugares de consumo, sin líneas de alta tensión, aprovechando 29.000 hectáreas que tenemos en Catalunya de suelo industrial, urbano, antrópico o artificial”, señaló Quim Guasch, técnico de defensa ambiental de GEPEC.

Si los proyectos en marcha se terminan ejecutando, afectarían directamente a seis espacios naturales protegidos, treinta áreas protegidas de la Red Natura 2000 e integradas en el Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN). Además atraviesan 14 conectores terrestres de aves protegidas, incluyendo poblaciones de especies en peligro de extinción, “fragmentando los hábitats, las migraciones y la interrelación de las poblaciones de muchas especies de animales”, añade Guach.

Torres de alta tensión / Pixabay

GEPEC opina que “el modelo de transición energética de Catalunya continúa obedeciendo a los intereses de las grandes multinacionales, que quieren pasar de liderar la extracción de combustibles fósiles a liderar la revolución verde sin respetar los espacios naturales y la biodiversidad”.

Estas grandes empresas están “sobredimensionando” las líneas de transporte de energía “para suplantar la función de Red Eléctrica Española (REE). “Los proyectos publicados tienen más capacidad de evacuación que la producción de las centrales energéticas a las que están vinculados”, señala.

La Generalitat acelera la transición renovable

Por su parte, la Generalitat de Catalunya se ha mostrado crítica con algunos de estos trazados y ha prometido terminar con la dependencia energética desde Aragón.

La consellera de Acció Climàtica, Teresa Jordà, en declaraciones públicas, considera que Catalunya no debe depender de la energía renovable que se produce en Aragón y que obliga a crear grandes tendidos que cruzan el territorio hasta llegar a su destino.

Noticias relacionadas

Jordà ha afirmado que la Generalitat “ha acelerado” las políticas y los trámites para desplegar las energías renovables en Catalunya y ganar autonomía al respecto.

La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, había acusado recientemente a la Generalitat de tener paralizado dicho despliegue mediante “obstáculos” legales a la implantación de parques fotovoltaicos y eólicos.