Calentamiento global

Piden prohibir los experimentos solares para frenar el cambio climático

60 científicos alertan sobre el proyecto de bloquear parte de la luz del Sol en la atmósfera

Piden prohibir los experimentos solares para frenar el cambio climático
4
Se lee en minutos
Redacción

Los sistemas de ingeniería a escala planetaria diseñados para enfriar la superficie de la Tierra y disminuir el impacto del calentamiento global son potencialmente peligrosos y deberían ser prohibidos por los gobiernos. Esta es la seria advertencia realizada este lunes por un grupo de más de 60 expertos y científicos, preocupados por la posibilidad de que estos experimentos puedan generalizarse en el futuro.

El proyecto más consistente ideado hasta la fecha para enfriar la Tierra es la inyección de miles de millones de partículas de azufre en la atmósfera media, un programa conocido como Modificación de la Radiación Solar (SRM, en inglés). De este modo, se reflejaría una parte de los rayos solares, que no llegaría a la superficie terrestre.

Pero los científicos advierten de que, incluso en el supuesto de este método devolviera al espacio una fracción de los rayos del Sol, las consecuencias podrían superar cualquier beneficio, argumentaron en una carta abierta publicada en la revista WIREs Climate Change.

Esquema del sistema / O. Cajina

"El despliegue de la geoingeniería solar no se puede controlar a nivel mundial de manera justa, inclusiva y efectiva", decía la carta.

"Por lo tanto, hacemos un llamamiento a la acción política inmediata de los gobiernos, las Naciones Unidas y otros actores para evitar la normalización de la geoingeniería solar como una opción de política climática", afirma el escrito.

El aumento ya registrado de 1,1 grados centígrados por encima de los niveles de mediados del siglo XIX ha aumentado la intensidad, la frecuencia y la duración de las olas de calor mortales, las sequías y las megatormentas.

Las naciones del mundo se han comprometido a limitar el aumento de la temperatura de la superficie de la Tierra a 1,5 °C por encima de los niveles de mediados del siglo XIX, pero científicos respaldados por la ONU han dicho que ese umbral se superará, posiblemente dentro de tan solo una década.

El hecho de que no se estén reduciendo como sería deseable las emisiones de gases de efecto invernadero que impulsan el calentamiento global ha llevado a algunos expertos a defender la geoingeniería solar para ganar tiempo mientras se halla una solución más duradera. Sin embargo, la comunidad científica la considera más como una muestra de ciencia ficción que como una alternativa real.

En realidad, desde hace tiempo se sabe que inyectar una gran cantidad de partículas reflectantes en la atmósfera superior podría enfriar el planeta.

La naturaleza a veces actúa del mismo modo: los escombros de la erupción del Monte Pinatubo en Filipinas en 1991 redujeron la temperatura superficial promedio de la Tierra durante más de un año

Efectos negativos

Pero la carta abierta publicada por estos 60 científicos señalaba que hay varias razones para rechazar tal alternativa.

Por ejemplo, es probable que la atenuación artificial de la fuerza radiativa del Sol interrumpiera las lluvias monzónicas en el sur de Asia y el oeste de África, y podría devastar los cultivos de secano de los que dependen cientos de millones de personas para su alimentación, según han demostrado varios estudios.

Atmósfera terrestre / NASA

 “La inyección de sulfato estratosférico debilita los monzones de verano africanos y asiáticos y provoca la sequía en la Amazonía”, dijo el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) en su evaluación científica más reciente.

Sin embargo, otras regiones podrían beneficiarse: un estudio del año pasado concluyó que el sistema SRM podría reducir drásticamente el riesgo de sequía en el sur de África.

Los científicos también se muestran preocupados por los efectos que tendría el llamado ‘choque de terminación’, que se produciría cuando se detuviera súbitamente la siembra de la atmósfera con partículas de azufre.

Si el proceso SRM "fuera detenido por cualquier razón, existe una gran probabilidad de que las temperaturas de la superficie aumentaran rápidamente", advirtió el IPCC.

Además, la tecnología no podría hacer nada para detener la acumulación continua de CO2 atmosférico, que está cambiando la química del océano.

La carta abierta también advierte que generar esperanzas sobre una solución rápida para el clima "puede desincentivar a los gobiernos, las empresas y las sociedades a hacer todo lo posible para lograr la descarbonización o la neutralidad de carbono lo antes posible".

Por una regulación mundial

Asimismo, actualmente no existe un sistema de gobernanza global para monitorear o implementar esquemas de geoingeniería. Se corre el riesgo de que podría ponerlo en marcha un solo país, o incluso un multimillonario caprichoso.

La carta abierta exige un "acuerdo internacional de no uso" que bloqueara la financiación nacional, los experimentos al aire libre y denegara la concesión de derechos de patente para las tecnologías SRM.

Los volcanes también bloquean la luz solar / Agencias

Tal acuerdo, sin embargo, "no prohibiría la investigación atmosférica o climática como tal", decía la carta.

Otras formas de modificación de la radiación solar incluyen iluminar las nubes marinas al sembrarlas con partículas de sal del océano y colocar espejos gigantes en el espacio para reflejar la luz solar que se dirige a la Tierra.

Técnicas menos controvertidas incluyen el blanqueamiento de techos y superficies de carreteras, y el aclarado del color de las hojas de los cultivos a través de la modificación genética., también con la finalidad de reflejar más la luz del Sol.

Noticias relacionadas

Los firmantes de la carta abierta incluyen a Frank Biermann, profesor de gobernanza de sostenibilidad global en la Universidad de Utrecht; Aarti Gupta, profesora de gobernanza ambiental global en la Universidad de Wageningen en los Países Bajos; la profesora Melissa Leach, directora del Instituto de Estudios del Desarrollo de Sussex, Inglaterra; y Dirk Messner, presidente de la Agencia Ambiental Alemana.

Artículo original: https://phys.org/news/2022-01-dimming-sun-rays-off-limits-experts.html