Agricultura sostenible

'Apadrina un olivo': así rescata los olivares un pequeño pueblo de Teruel

Cualquier particular puede sufragar con 50 euros la recuperación de un árbol

'Apadrina un olivo': así rescata los olivares un pequeño pueblo de Teruel
2
Se lee en minutos
Joan Lluís Ferrer

Una entidad con sede en el pequeño pueblo de Oliete (Teruel) está dando un ejemplo a toda España de cómo revertir el abandono de los campos y cómo cualquier persona puede implicarse, sin moverse de su casa, en la recuperación de la agricultura tradicional. Mediante un programa de apadrinamiento de olivos, los integrantes de esta organización ya han logrado rescatar 10.000 árboles de un abandono y muerte segura. Y, además, generan empleo y crean riqueza con la producción de aceite de calidad.

Al salvar a estos olivos, se inicia una cadena que permite atraer a nuevos productores de aceite a estas zonas, que vuelven a ser generadoras de riqueza en la llamada España vaciada. Se reactiva así una vida rural, una industria y unos campos que parecían llamados a desaparecer.

El proyecto ‘Apadrina un olivo’ consiste en que los interesados en inscribirse aportan 50 euros al año para recuperar un olivo y sufragar así su recuperación. De este modo, el árbol vuelve a la actividad productiva y a generar negocio mediante la producción de aceite.

Imagen de los olivares / Apadrina un olivo

A su vez, las personas que han hecho esta aportación y tienen inscrito un árbol a su nombre reciben, aparte de la satisfacción de contribuir a la regeneración de estos cultivos, una garrafa de dos litros de aceite de oliva cada año.

El pueblo de Oliete, en el que apenas viven 350 personas, cuenta en su municipio con unos 100.000 olivos, prácticamente abandonados como consecuencia de la emigración masiva de sus habitantes hacia las grandes ciudades, un proceso desgraciadamente habitual desde hace unas décadas en España.

Pero, gracias a este programa, personas de 15 países diferentes se han apuntado como padrinos de 10.000 árboles, que incluso pueden visitar personalmente para comprobar cómo se realizan las labores de recuperación, mantenimiento y explotación de los mismos, tal y como se observa en la página web de la entidad.

Imagen de la zona / Apadrian un olivo

Los organizadores han creado también una marca, Mi Olivo, que produce tres variedades de aceite de oliva. Gracias a ello se han generado en los últimos años 22 puestos de trabajo, entre los que hay miembros de la asociación local de discapacitados.

En realidad, la idea es combinar tres funciones en este proyecto, que son las llamadas 4 eses: Sostenible, Social, Solidaria y Saludable.

Talleres para escolares

Pero, aparte de ello, también se organizan talleres educativos para alumnos, en los que se aprende la importancia de los árboles y, en concreto, de los olivos. 300 alumnos de Teruel pasan por estos talleres gratuitos, que se llevan a cabo junto a otra ONG, Plant for the Planet.

Esta iniciativa nació en 2014 cuando los vecinos de Oliete impulsaron una iniciativa que llamaron ‘El Renacer’ con el ánimo de recuperar un patrimonio natural y agrícola que permanecía abandonado desde hace tiempo.

Actividad promocional del aceite elaborado / Apadrina un olivo

“Donde todo el mundo veía olivos viejos e improductivos, nosotros visionamos el motor de bienestar y desarrollo económico que Oliete precisaba para sobrevivir”, afirman desde la entidad ‘Apadrina un olivo’.

Noticias relacionadas

Hoy, personas residentes en el municipio, pero también llegadas desde grandes urbes e incluso desde otros países, forman parte de este proyecto común que demuestra cómo es posible revertir el problema del abandono rural e insuflar nueva vida al campo.

Página web de 'Apadrina un olivo': https://apadrinaunolivo.org/es