Movilidad del futuro

Cinco coches voladores (y ecológicos) que ya funcionan

Todos son eléctricos y esperan a que los gobiernos autoricen su comercialización

Cinco coches voladores (y ecológicos) que ya funcionan
4
Se lee en minutos
Joan Lluís Ferrer

Los coches voladores ya están aquí. Han saltado del tablero de dibujo a la realidad y ya hay numerosos prototipos volando en varios países. De momento, son prototipos no comercializados, puesto que la tecnología se ve limitada por la falta de regulación legal de este nuevo campo de la movilidad. No hay leyes que digan cómo se pueden utilizar los coches voladores que ya existen. Pero, a pesar de ello, la industria sigue avanzando firme en su camino.

Los cinco modelos que a continuación mostramos han sido ya probados con éxito y todos se caracterizan por ser un medio de transporte 100% eléctrico, sin emisiones contaminantes de ningún tipo. Es la movilidad del futuro inmediato. Según los expertos, de aquí a quince años los cielos estarán llenos de estos pequeños vehículos, que si bien ayudarán a descongestionar las carreteras, seguramente plantearán nuevos problemas ahí arriba.

Algunos se caracterizan por una autonomía aún limitada y por velocidades igualmente modestas, pero otros ya empiezan a cubrir distancias de cierta consideración y superan los 300 km/h de velocidad. Son los pioneros de un nuevo mundo.

Sky Drive (SD-05)

La compañía japonesa Sky Drive acaba de obtener del Gobierno nipón un primer certificado para la futura comercialización del coche volador SD-05, que es una mejora de su anterior versión, SD-05.

SkyDrive / Sky Drive

Como los demás modelos que se están fabricando, en realidad consiste en un dron de gran tamaño, capaz de transportar a una persona. Tiene cuatro metros de largo y cuatro de ancho, y dos de alto. Cuenta con cuatro rotores que le permiten volar durante unos 10 minutos a una velocidad de 50 kilómetros por hora.

Acaba de ser presentado en el CES 2022 de Las Vegas y se espera que ya sirva de aerotaxi para la Exposición Universal de 2025 en Osaka.

Wisk aero

Esta empresa norteamericana está probando ya su modelo (este, autónomo, sin piloto) que podrá llevar a dos personas como pasajeros. El objetivo es que también sirva como taxi volador, si bien las autoridades norteamericanas tampoco han autorizado aún este servicio, que no solo es un coche aéreo, sino, además, autónomo. Un doble reto que superar legalmente.

Vehículo de Wisk aero / wisk aero

En todo caso, se trata de una aeronave de tamaño ya algo mayor que la anterior, con seis rotores y que puede alcanzar una velocidad de 160 kms/h, con una autonomía de 40 kilómetros, aparte de la reserva.

Kitty Hawk (Heaviside)

Esta empresa, de la cual se escindió la anterior, está igualmente volando ya su prototipo Heaviside, un aparato cuya autonomía es de 160 kilómetros y puede alcanzar una velocidad de hata 354 km/h, según su página web. En condiciones normales, vuela 15 minutos a una velocidad de 88 kilómetros por hora.

Es un vehículo también autónomo, con un solo pasajero, aunque está prevista una futura versión para dos personas. Sus promotores afirman que, pese a su elevado coste de fabricación, cuando entre en funcionamiento y sea usado sucesivamente por diferentes personas como aerotaxi, los costes para la empresa acabarán siendo iguales a los de un coche convencional.

Modelo Heaviside / Kitty hawk

Este aparato tiene ya ocho rotores, lo que garantiza sus mayores prestaciones.

Opener (Black Fly)

Este coche volador, que como todos los anteriores aterriza y despega verticalmente desde cualquier lugar, sin necesidad de pista, lleva ya un tiempo demostrando su viabilidad técnica. Los prototipos existentes vuelan con gracilidad por el cielo sin el más mínimo percance, esperando que las autoridades den el visto bueno a su uso comercial.

Black fly de Opener / Opener

Esta aeronave puede volar también unos 40 kilómetros y una velocidad de 80 kms/h. Lleva ocho pequeños rotores.

La web de la empresa afirma que ya ha sido probado con éxito reiteradamente, hasta el punto de haber realizado 4.000 vuelos con éxito.

Joby Aviation (Joby aircraft)

Más grande que los anteriores, este futuro taxi volador tiene capacidad para un piloto y nada menos que otras cuatro personas. Ha sido ya probado como vehículo autónomo, pero finalmente llevará piloto.

Su dueño se ha asociado con Toyota para fabricar los aparatos y crear una especie de Uber del aire, pues confía en que para 2024 pueda surcar los cielos de Los Ángeles y Nueva York en esos taxis aéreos.

Aparato de Joby / Bradley Wentzel

Su autonomía es de 241 kilómetros, con una velocidad máxima de 321 kilómetros por hora, lo que ya empiezan a ser unas cifras respetables.

La (casi) ausencia de ruido en el vuelo y en las maniobras de aterrizaje y despegue es otra de las características que resaltan todas las empresas impulsoras de estos vehículos.

Los expertos coinciden en calcular que para 2030 será habitual ver estos vehículos en acción, puesto que para entonces se supone que la presión de la industria (y también la demanda de los consumidores) será tal que ya se habrá regulado su circulación desde el punto de vista legal.

Noticias relacionadas

En Europa existen también empresas que ya vuelan sus prototipos, como es el caso de Vertical Airspace, británica. En Brasil, opera Eve Urban Mobility. En resumen, una explosión de empresas y modelos que auguran un nuevo horizonte en la movidad cotidiana a corto plazo.