El Amazonas supera el récord de deforestación de los últimos 15 años

El Amazonas supera el récord de deforestación de los últimos 15 años
2
Se lee en minutos

La deforestación en la selva del Amazonas de Brasil aumentó casi un 22 por ciento en un año, situándose en el nivel más alto en 15 años, unas cifras que ponen en duda las promesas del gobierno del presidente Jair Bolsonaro de revertir la tendencia con acciones «contundentes».

Los 13.235 kilómetros cuadrados de bosque perdidos entre agosto de 2020 y julio de 2021 fueron la superficie más grande desde que se deforestaron 14.286 km2 en 2005-06, según las estimaciones del Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, INPE. La extensión de bosque perdida en un año es casi equivalente a la de Asturias y Cantabria juntas.

Es la tercera vez consecutiva que la deforestación anual de la Amazonía aumenta con Bolsonaro, a quien la oposición culpa por de fomentar actividades industriales que favorecen la tala masiva.

El ministro de Medio Ambiente, Joaquim Leite, admitió que las cifras representan «un desafío» y prometió ser «más contundente contra los delitos ambientales».

También insistió en que los datos «no reflejan exactamente la situación de los últimos meses».

Sin embargo, la semana pasada, el INPE dijo que había contabilizado el peor octubre registrado jamás por deforestación, con un área talada equivalente a más de la mitad del tamaño de la ciudad de Río de Janeiro.

El gobierno asegura que ha intensificado sus intentos de combatir la deforestación ilegal mediante el despliegue de más tropas en el terreno.

«A los que todavía insisten en estos delitos ambientales, [les advertimos] que el estado brasileño entrará en el Amazonas con toda su fuerza», dijo el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Anderson Torres.

Brasil fue uno de los signatarios de un compromiso internacional hecho en la cumbre COP26 en Glasgow para poner fin a la deforestación para 2030.

Bolsonaro fue aún más lejos al comprometerse a eliminar la deforestación ilegal en el gigante país sudamericano, hogar del 60 por ciento del Amazonas, para 2028, adelantando un objetivo anterior en dos años.

El presidente de extrema derecha llegó al poder en enero de 2019 con un fuerte mensaje anti-ambientalista y ha sido acusado por ONG, grupos indígenas y la oposición política de debilitar todas las garantías ambientales.

Entre agosto de 2018 y julio de 2019, se deforestaron 10.129 km2 de la Amazonía, un aumento del 34 por ciento con respecto al mismo período del año anterior, según el INPE.

En el período siguiente, de 2019-2020, se perdieron 10.851 km2, un aumento del siete por ciento, a pesar del despliegue de costosas operaciones militares a la selva para enfrentar a madereros ilegales, mineros y ganaderos durante los períodos más intensos de deforestación e incendios amazónicos.

Marcio Astrini, jefe del Observatorio Climático que agrupa a los grupos ambientalistas que operan en Brasil, dijo que las últimas cifras son «el resultado de un esfuerzo persistente, planificado y continuado para destruir las políticas de protección ambiental» bajo la administración de Bolsonaro.

El Observatorio acusó al gobierno de ocultar los datos hasta después de la COP26, señalando que el documento difundido por el INPE, adscrito al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovaciones, estaba fechado el 27 de octubre de 2021.

«El gobierno ya tenía datos de deforestación en sus manos cuando se llevó a cabo la conferencia climática de Escocia y los omitió deliberadamente», dijo la ONG en un comunicado.

Noticias relacionadas

Foto principal: Shutterstock

Te puede interesar: El Amazonas se acerca a un punto de ‘no retorno’, alertan los científicos