El menguante peso de los impuestos ambientales en España

El menguante peso de los impuestos ambientales en España
2
Se lee en minutos

Los impuestos españoles con finalidad medioambiental son pocos y, además, la cantidad que se recauda no va precisamente al alza, como demuestran las últimas estadísticas. De hecho, el peso de la fiscalidad ambiental dentro del conjunto total en España siguió bajando en 2020.

La recaudación por impuestos ambientales en España llegó a 19.750 millones de euros en 2020, lo que supone un descenso del 10,3 por ciento menos que el año anterior.

Así, la fiscalidad ambiental representó el 7,7 por ciento del total de impuestos de la economía española, frente al 7,9 por ciento de 2019, según las cuentas ambientales del Instituto Nacional de Estadística (INE), dadas a conocer por Europa Press.

Las cuentas ambientales reflejan que en 2020 refleja que los hogares pagaron el 47,2 por ciento del total de impuestos ambientales; 5,7 puntos menos que el año anterior.

De acuerdo con la clasificación del sistema de cuentas ambientales, los impuestos sobre los productos, ya excluido el IVA y los referidos a las importaciones alcanzaron un total de 15.443 millones de euros, un 13,5 por ciento menos que el año anterior.

Por otro lado, otros gravámenes sobre la producción alcanzaron los 2.574 millones, un 8,5 por ciento más que en 2019 y los otros impuestos corrientes ambientales se situaron en 1.733 millones, un 3,8 por ciento menos.

Los impuestos de naturaleza ambiental supusieron el 44,7 por ciento del total de impuestos sobre los productos, excluidos el IVA y los impuestos sobre las importaciones. Por su parte, los otros impuestos corrientes con finalidad ambiental supusieron el 40,2 por ciento del total y los Impuestos sobre la producción ambientales el 12,1 por ciento.

Tres tipos de impuestos ambientales

En concreto, el INE refleja tres categorías de impuestos ambientales: sobre la energía, que en 2020 representaron el 82 por ciento del total; sobre el transporte, el 13,3 por ciento y los impuestos sobre la contaminación y los recursos, el 4,7%.

El descenso anual se reparte en un 10,4 por ciento para la categoría de energía respecto a 2019; en el transporte, hubo un 11,4 por ciento menos y los impuestos sobre contaminación y recursos bajaron un 4,6 por ciento, respecto al año anterior.

Por otro lado, dentro de los gravámenes sobre productos, los relativos a la energía alcanzaron los 14.928 millones de euros, un 12,5% menos que en el año anterior.

En cuanto a las ramas de actividad y los hogares, éstos pagaron el 47,2 por ciento del total de impuestos ambientales en 2020; por tipo de impuesto, los hogares pagaron el 77 por ciento de los relativos al transporte y el 45 por ciento de los relacionados con la energía.

Respecto a las ramas de actividad, éstas pagaron el 52,7 por ciento del total de impuestos ambientales. Por tipo, abonaron el 97,2 por ciento de los impuestos sobre la contaminación y los recursos y el 55 por ciento de los impuestos sobre la energía.

 

Noticias relacionadas

En cuanto a las ramas de actividad, las que más impuestos ambientales pagaron fueron el transporte y el almacenamiento (16,9% del total), seguida por la industria manufacturera (11,1%). Mientras, las que menos abonaron fueron las industrias extractivas y agricultura, ganadería, selvicultura y pesca (0,9% y 1,2% del total, respectivamente).

España se encuentra a la cola de impuestos verdes en el contexto europeo, según ponen de manifiesto las estadísticas de los últimos años.