Así es el ‘Plumero de la Pampa’ que invade los humedales de España

Así es el ‘Plumero de la Pampa’ que invade los humedales de España
4
Se lee en minutos

Es una de las cien especies invasoras más dañinas del planeta y está propagándose sin control por toda España. El plumero de la Pampa (Cortaderia selloana), originario de Sudamérica, puede parecer una planta ornamental, con sus vistosos penachos y sus delicados tallos, pero en realidad destruye las plantas autóctonas, especialmente en las zonas húmedas, y amenaza con prosperar en nuestro país gracias al cambio climático. Ahora, el reciente congreso celebrado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha reactivado la lucha contra esta especie y pide más esfuerzos para combatirla.

Todo empezó en la bahía de Santander, cuando la planta conocida como plumero de la Pampa o Cortaderia se ‘escapó’ de un jardín en dicha ciudad a mediados de los años 50. A partir de ahí, ha ido colonizando cada vez más ecosistemas en la Península y en los dos archipiélagos. Los problemas que causa el plumero de la Pampa son múltiples, pues desplaza a las comunidades vegetales autóctonas e incluso perjudica a la ganadería al atacar la calidad forrajera de los pastos. El coste de su erradicación es muy elevado.

Tras aparecer en Cantabria, comenzó una expansión continua y exponencial de las poblaciones asilvestradas de Cortaderia por toda la cornisa cantábrica, donde está presente en toda la franja costera de punta a punta, desde la frontera con Francia hasta la de Portugal.

El Ministerio de Transición Ecológica resalta que “ocupa todo tipo de ambientes, tanto naturales (bordes de marismas, dunas, bordes de bosque, pastizales, etc.) como intervenidos por el hombre, como prados de siega mal atendidos, talues, cunetas, tejados y fisuras de fachadas)”.

Pero, según los últimos censos, que datan de 2018, la especie continúa imparable la colonización de los parajes españoles. Así, se ha constatado su expansión por las zonas bajas de la fachada cántabro-atlántica, pero también Castilla y León, Catalunya, Comunidad Valenciana y Andalucía.

Incluso se ha detectado el avance del plumero de la Pampa por áreas hasta ahora consideradas inadecuadas para esta especie, como zonas de montaña, territorios al sur de la cordillera Cantábrica e incluso por el centro peninsular. También se encuentra ya naturalizada en Baleares y Canarias. Está presente, en resumen, en todas la comunidades autónomas y tiene una tendencia demográfica “claramente expansiva”, señala la ficha del Ministerio.

Espacios naturales acosados por el plumero

Está amenazando lugares de interés ambiental y frágiles ecológicamente, como es el caso de la ribera del río Umia y o Grove, las dunas de La Lanzada, las dunas de las palays de Major y Baltar, en Sanxenxo (Galicia), así como los carrizales de la Ría del Nalón, las dunas de la playa de Xagó o las dunas de la playa de Rodiles, en Asturias, todos ellos hábitats de interés comunitario, dentro de la Red Natura 2000.

Pero también es abundantes en las marismas y humedales de la costa catalana, especialmente los Aiguamolls de l’Empordà y en el delta del Llobregat.

¿Cuál es el efecto que causa esta planta allí donde se instala? “El principal problema que plantean las especies de este género es su elevada capacidad colonizadora. De este modo, por competencia, puede desplazar a la flora autóctona, afectando gravemente a los ecosistemas y especies autóctonas”, señala el Ministerio.

Los plumeros tiene una alta tolerancia a las condiciones extremas (sequía, encharcamientos, suelos pobres, con poco sustrato…). Su éxito invasor está relacionado, en gran parte, con su capacidad de germinar bajo un amplio rango de condiciones ecológicas.

“Su capacidad para invadir el entorno fluvial, sistemas dunares y colas de estuarios y embalses convierten a esta especie en una invasora muy peligrosa para estos ecosistemas”, añade. De hecho, en “Asturias, Cantabria, País Vasco y Catalunya el plumero comienz a asuponer una grave amenaza para los espacios protegidos de la franja costera, comprometiendo los objetivos de conservación de la Red Natura 2000”.

Pero, además de colonizar rápidamente estos hábitats de interés ambiental, resulta muy difícil su erradicación. Ello es debido a las limitaciones en el uso de herbicidas y maquinaria pesada, que serían las formas más eficaces de combatirlo.

Incluso se han constatado impactos sobre la salud humana. En concreto, se ha visto un incremento de los casos de alergia respiratoria en época de floración de la planta, que podrían ser debidos a ella, dado que su polinización se produce en una época del año de mínimos polínicos en otras gramíneas.

En el Congreso de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) recientemente celebrado en Marsella (Francia) se ha aprobado una declaración en la que se insta a redoblar los esfuerzos contra esta planta invasora. La UICN recuerda, con preocupación, que “incluso hoy en día puede comprarse su semilla en todo el mundo de forma sencilla, barata y sin trabas legales a través de diferentes plataformas de internet”.

Además, “con la actual situación de cambo climático, es previsible que la especie pueda aprovechar muchas ventajas, dada la rapidez de los cambios ecológicos para aprovecharlos”.

Por ello, la UICN pide a los gobiernos de los países planes de detección temprana, tomar medidas para evitar la introducción en los países a través del comercio de jardinerías o por internet y regular el comercio electrónico de estas especies, entre otras actuaciones.

Noticias relacionadas

Ficha técnica de la planta: https://www.miteco.gob.es/es/biodiversidad/publicaciones/estretegia_cortaderia_tcm30-478427.pdf

Te puede interesar: Así es el  plan del Gobierno para evitar la llegada de especies invasoras