La Comunitat Valenciana tendrá la primera planta de hidrógeno verde de España

La Comunitat Valenciana tendrá la primera planta de hidrógeno verde de España
5
Se lee en minutos

La empresa alicantina Vectalia y el fondo catarí FTV han sellado un acuerdo para la integración del hidrógeno verde como combustible para una parte de la flota de autobuses que presta el servicio de transporte público en la provincia de Alicante. El proyecto, que aspira a la financiación de los Fondos Next Generation EU, es el primero de España que plantea la utilización a gran escala de hidrógeno verde como combustible en la estrategia de descarbonización del transporte.

Alicante contará con la primera planta para fabricar este combustible completamente inocuo, que solo genera agua ultrapura como residuo en su fabricación. La planta contará con una hidrogenera para el respostaje de autobuses (80 en una primera fase), que tienen una autonomía para 400 kilómetros y recargan depósitos en 10 minutos.

La iniciativa contempla la construcción de una planta de hidrólisis de 10 megavatios, que se abastecería de una planta solar aledaña, y de una hidrogenera, es decir, una estación de repostaje situada en la ciudad de Alicante.

Vectalia pretende incorporar la nueva flota (cada autobús cuesta 600.000 euros) a trayectos interurbanos en una primera fase, siempre que se llegue a buen puerto y haya apoyo financiero de la Unión Europea. Vectalia es una empresa especializada en la movilidad y en los servicios que desarrolla su actividad en España, Francia y Marruecos.

Los impulsores calculan que la inversión necesaria para poner en marcha el proyecto será de unos 50 millones de euros -una gran parte sería para los autobuses, que más que triplican el precio habitual de los vehículos diésel-, pero la cifra puede variar mucho cuando llegue el momento definitivo, si finalmente logra la financiación europea.

Vectalia y FRV tienen muy claro que cuanto mayor sea el volumen de demanda que se logre, más barato resultará la producción del hidrógeno. Como insiste Urrestarazu, el objetivo es que la futura hidrogenera no sirva únicamente a la flota de la propia Vectalia, sino que las instalaciones estén abiertas para otros operadores de autobuses, compañías de transporte o, incluso, navieras.

Enagás y Energy son otras dos empresas que han empezado a trabajar en este campo. La población de La Robla (León) contará con una planta de hidrógeno verde de España, con el objetivo de producir unas 9.000 toneladas de hidrógeno renovable al año. Para ello, se compondrá de una planta fotovoltaica de 400 MW (megavatios) y un electrolizador de hasta 60 MW.

Este proyecto permitirá cubrir tanto el consumo local, como la inyección a la red de gas y además podría posibilitar la exportación de hidrógeno verde al noroeste de Europa. El lugar escogido para esta planta es el entorno de la central térmica clausurada en el verano de 2019 con el objetivo de la descarbonización.

Vehículos de hidrógeno: el nuevo horizonte

Los vehículos propulsados por hidrógeno constituyen la nueva generación de vehículos eléctricos. Esta tecnología de vanguardia se basa en una reacción química entre el hidrógeno y el oxígeno en el interior de las pilas de combustible, en lugar de basarse en la quema de combustibles fósiles. Aunque en sus comienzos fue una tecnología desarrollada para propulsar naves espaciales, actualmente las pilas de combustible tienen un potencial de aplicación enorme en el transporte terrestre.

Pero en la práctica sigue habiendo inconvenientes, como el hecho de que en España sólo existen seis gasolineras con surtidores de hidrógeno: en Andalucía (Sevilla y Sanlúcar la Mayor), Aragón (Huesca, Zaragoza y Barbastro), Castilla-La Mancha (Albacete y Puertollano) y Cataluña (Barcelona).

El proyecto de Vetalia y el fondo cataría FRV, presentado a los Ministerios de Transición Ecológica; Industria y Ciencia e Innovación se posiciona aspira a obtener los Fondos Next Generation EU.

Antonio Arias, consejero-delegado de Vectalia, explica que construirá «una planta de hidrólisis de 10 MW alimentada con una planta fotovoltaica y una hidrogenera que permitirá el repostaje de unos 80 autobuses, previstas en la primera fase”.

Gracias a la tecnología que impulsa los vehículos con este combustible limpio, los autobuses contarán con una autonomía de 400 kilómetros y cubrirán rutas interurbanas entre Alicante y los municipios cercanos, evitando la emisión de más de 75 toneladas de CO2 a la atmósfera solo en la fase inicial.

Durante la presentación se probó un autobús de fabricación portuguesa que dispone de un motor eléctrico Siemens de 180kw, pila de combustible de Toyota de 60 kw, una autonomía de 400 kilómetros y una capacidad de recarga inferior a los 9 minutos.

Las baterías, los depósitos de hidrógeno y la pila de combustible están situados en el techo para optimizar el espacio interior, haciéndolo más amplio. Tiene una capacidad de 62 pasajeros.

Arcadi España, conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad de la Generalitat Valenciana, ha destacado «el interés de la Comunidad en el camino hacia la transición ecológica, concretamente en materia de descarbonización de la movilidad y en la creación de un corredor verde».

Felipe Hernández, director de Ingeniería de FRV-X, explica que con este proyecto «tenemos la oportunidad de aunar la producción de hidrógeno verde con la demanda existente que, confiamos, se amplíe progresivamente en los próximos años para continuar en la senda de la tan necesaria transición energética que, desde FRV, tenemos la ambición de liderar a nivel global».

Entre las firmas que han mostrado su apoyo a la iniciativa está el grupo Boluda o la naviera Baleària, además de otras instituciones como el Puerto de Alicante, el Ayuntamiento , los rectores de la Universidad de Alicante y de la Universidad Miguel Hernández de Elche, o la Generalitat Valenciana. Un interés que ahora falta que se traduzca en inversión.

El reto fundamental consiste en conseguir la fabricación de coches eléctricos o propulsados con hidrógeno verde con buenas prestaciones, autonomía y precio, factor, este último, que sigue siendo todavía uno de sus principales inconvenientes.

Por ello, junto a la movilidad eléctrica de baterías, resurgen en los últimos años los esfuerzos por incorporar el hidrógeno como combustible para propulsar unos motores completamente ecológicos, hasta el punto de conseguir emisiones cero.

Te puede interesar: Diez razones para apostar ya por el hidrógeno verde

Noticias relacionadas

Te puede interesar: Los coches del futuro estarán propulsados por hidrógeno