Transporte público

Solucionada la avería de Rodalies en L'Hospitalet, aunque siguen los retrasos en la R1, la R3 y la R4

Un nuevo atropello en Mataró ha provocado retrasos en la R1 de entre 10 y 50 minutos a media mañana

Estación de Renfe en L’Hospitalet de Llobregat, donde se han producido retrasos a lo largo de la mañana del 28 de diciembre.

Estación de Renfe en L’Hospitalet de Llobregat, donde se han producido retrasos a lo largo de la mañana del 28 de diciembre. / ZOWY VOETEN

2
Se lee en minutos
El Periódico

La avería en el Centro de Tráfico Centralizado de Rodalies que se produjo este martes por la tarde en l'Hospitalet de Llobregat ha quedado solucionada, según ha informado Adif, sobre las 8.00 horas. La incidencia provocó importantes retrasos a las líneas R1, R3 y R4 este martes, que en el inicio del servicio este miércoles eran todavía de una media hora. Más tarde, un nuevo atropello por cruzar la vía en un paso no autorizado en Mataró ha provocado retrasos en la R1 de entre 10 y 50 minutos. A mediodía, se dio por finalizada la incidencia y los trenes empezaron a retomar la frecuencia habitual.

El epicentro de los problemas es el Centro de Tráfico Centralizado en el ámbito de L'Hospitalet de Llobregat, que provocó desde las 20 horas del martes importantes retrasos en el tramo L'Hospitalet-Sants. La incidencia, que muchos usuarios reportaron a través de sus redes sociales, afectó a horarios y recorridos de las líneas R1, R3 y R4 de Rodalies, las mismas afectadas la mañana de este miércoles.

Gratuidad y eficiencia

Los pasajeros sufrieron paros de diez minutos entre paradas, cambios de trenes, falta de información por parte de Adif o Renfe y esperas de más de 45 minutos, entre otras afectaciones. "Una hora para hacer dos paradas de Plaza Catalunya a L'Hospitalet, cambiando de tren durante el trayecto y ni una explicación", lamentó un usuario. "Una hora esperando entre Sants y Hospitalet y nadie dice nada", comentaba otro. "Para inocentada, la de Rodalies", compartía Ernest, otro viajero.

Noticias relacionadas

La gratuidad de los títulos recurrentes de Rodalies generó en septiembre una opinión bastante unánime entre los expertos: está muy bien que se bonifiquen los viajes, pero no sirve de nada si no se mejora la eficiencia del sistema. O lo que es lo mismo, es una medida que no incentiva al uso porque la fiabilidad de los trenes, su frecuencia de paso y puntualidad sigue siendo deficiente.

Una informadora trata de solventar dudas en Sants, durante el primer día de gratuidad de Renfe, el pasado 1 de septiembre

/ Ferran Nadeu

Basta con echar una ojeada en las redes sociales para darse cuenta del hastío que la situación genera en muchos usuarios. Son mensajes que destilan ironía y mala leche a partes iguales, que hablan de una situación que no les resulta para nada nueva. Aunque también es justo admitirlo: son muchos más los que no se quejan, puesto que cada día viajan en mil trenes unas 370.000 personas.