Apuesta por retomar el transporte ferroviario

Catalunya y Francia doblarán en 2022 las frecuencias de tren de alta velocidad

Barcelona, Girona y Figueres recuperan conexiones con cuatro trayectos diarias en ambos sentidos, conectando con 13 ciudades francesas

La capital catalana volverá a tener dos viajes diarios hasta y desde París, que serán tres en temporada alta

Tren TGV de la compañía francesa SNCF a la altura del Pont del Treball en Barcelona

Tren TGV de la compañía francesa SNCF a la altura del Pont del Treball en Barcelona / Julián García

3
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

El transporte en tren, que durante años ha sido arrinconado por el incesante despliegue de rutas aéreas y precios 'low cost', quiere ganar protagonismo a corto plazo de la mano de la alta velocidad unida a la creciente consigna de la sostenibilidad, en un momento de gran concienciación sobre la crisis climática. Es un marco ideal para alentar rutas y para atraer a nuevos viajeros, constata Renfe/SNCF en Cooperación, que ha aprovechado sus 10 años de sociedad y el 25º aniversario de la alianza ferroviaria entre países, para anunciar este miércoles que a lo largo de 2022 recuperará frecuencias perdidas durante dos años a causa de la pandemia, doblando la oferta actual entre Catalunya y Francia.

En concreto, Barcelona, Girona y Figueres amplían sus conexiones gradualmente a partir de abril para alcanzar hasta cuatro frecuencias diarias en ambos sentidos, conectando con 13 ciudades francesas. Además, se recupera el tren que unirá Madrid, Zaragoza y Tarragona con 8 localidades del país vecino, con destino Marsella, también a partir de la próxima primavera. Por último, se duplicará la frecuencia del enlace Barcelona-París. De solo una opción al día como consecuencia de las restricciones y la caída de la movilidad por el covid-19 se pasará a dos, mientras que en temporada alta serán tres. La ruta Barcelona-Lyon mantiene una salida diaria.

Tras prestar servicio a 13 millones de viajeros internacionales en un cuarto de siglo, la colaboración de ambas compañías ferroviarias da un paso adelante justo cuando la recuperación turística avanza con paso firme. Este pasado verano creció un 20% la cifra de viajeros entre ambos países, pero aún quedan lejos los niveles de 2019. El usuario no es tan internacional como lo era hasta antes de la pandemia, sino que en los últimos tiempos se centra en los mercados español y francés, con ganas de viajar pero especial interés en destinos cercanos.

Precisamente, los esfuerzos promocionales de Turismo de Barcelona este año se han centrado en buena medida en ese mercado, ante la cercanía y la facilidad de conexiones, que poco a poco se van retomando y se ha convertido en turista estrella en la ciudad. Por ejemplo, la alta velocidad permite viajar de Nîmes a Barcelona en 3,20 horas; o en 4,10 horas hasta Tarragona, y 2,45 hasta Girona. Por el camino, se conectan Montpellier, Narbona o Perpinyà, entre otros puntos.

Precios con antelación

El interés de nuevos viajeros por conexiones rápidas en tren y atractivas como el Barcelona/París (desde 39 euros) alientan esa progresión del servicio, explica el nuevo director general de Renfe/SNCF, David Cortés, quien ha presentado el plan de transporte de la compañía para 2022. Doblar las conexiones entre ambos países implica conectar con mayor solvencia un total de 19 ciudades.

En el caso de Tarragona, destaca la recuperación de la conexión de Zaragoza y la ciudad catalana con el sur de Francia, con el impulso turístico que conlleva, como el incentivo para el transporte de viajeros de negocios. Formará parte de la ruta Madrid/Marsella, que regresa justo coincidiendo con el Año Europeo del Ferrocarril.

Impacto ambiental

Se estima que en estos 25 años de colaboración, el tren ha permitido evitar más de 675.000 toneladas de CO2 comparado con otros medios de transporte, que equivalen al consumo eléctrico de una ciudad de más de 2,7 millones de habitantes. Cortés ha destacado que el tren de alta velocidad representa la forma más ecológica de viajar para la larga distancia y "el mejor compromiso para respetar el medio ambiente". Genera hasta 50 veces menos emisiones de CO2 que ir en coche y hasta 80 veces menos que el avión.

Noticias relacionadas

En cuanto al perfil general del viajero en tren entre España y Francia (con datos de 2019, dado la afectación de la movilidad internacional en 2020 y 2021), el 30% es de nacionalidad francesa, seguido por un 26% de españoles, un 12% de estadounidenses, otro 5% de británicos, un 4% de argentinos, un 8% del resto de Europa, y un 15% de otros países del resto del mundo. Lo eligen sobre todo para viajes de ocio (55%), seguido por motivos personales (34%) y de trabajo (10%).

La motivación principal (42%) es que conecta "de centro a centro" los destinos (al contrario que sucede con los aeropuertos), que resulta menos estresante que otros transportes (28%) y más cómodo o económico (ambas, un 21%). Los usuarios también aluden a aprovechar el tiempo, contemplar el paisaje y respetar el medioambiente, entre otras.