Viernes de colas

Nueva jornada de atascos en el segundo fin de semana sin peajes

La AP-7 es la vía que concentra más retenciones, llegando a los 23 kilómetros

Nueva jornada de atascos en el segundo fin de semana sin peajes

JORDI OTIX

3
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

El segundo fin de semana sin peajes en las autopistas catalanas se inició con atascos en la AP-7 en dirección norte y sur. Las colas se originaron, sobre todo, en las antiguas barreras, donde permanecen los bloques de hormigón que separan los carriles. Las retenciones alcanzaron a las 19 horas de este viernes en esta vía rápida los 23 kilómetros a su paso por el municipio de Vilalba Sasserra, en la comarca de El Maresme. La afluencia de vehículos que abandonan la ciudad de Barcelona hacen temer que produzca aglomeraciones como las ocurridas el pasado domingo, cuando se registraron caravanas de hasta 31 kilómetros. La situación ha mejorado ido mejorando con el paso del tiempo.

Para intentar paliar las largas colas, el Servei Català de Trànsit (SCT) abrirá este domingo un carril adicional en la AP-7 norte de Sant Celoni a la Roca del Vallès. En sentido sur, hará lo mismo desde Vilafranca del Penedès a Martorell. Esta es una de las medidas anunciadas este viernes por el director de este organismo, Ramon Lamiel, para intentar mejorar la circulación en las autopistas y evitar los colapsos. En principio, este plan se aplicará solo los domingos de septiembre.

Otra de las iniciativas es que los camiones de más de 7,5 toneladas no puedan circular por la AP-7 este domingo desde las 17 horas a las 22 horas. Para los vehículos de menor tonelaje se habilitará un vial segregado a la derecha de la autopista. Esta planificación se ha realizado para este domingo, pero no para la operación salida de fin de semana iniciada en la noche de este viernes.

Durante esta tarde se registraron numerosas retenciones en las vías rápidas catalanas. Destacan los 23 kilómetros en dirección a Girona (Vilalba Sasserra) y los 11 kilómetros de congestión en la AP-7 en sentido Tarragona, a la altura de El Vendrell (estuvo cortada unos minutos por un accidente con varios vehículos implicados), así como los numerosos tramos con congestión que se produjeron en esta autopista en Sant Cugat y Castellbisbal (sentido Tarragona, tres y nueve kilómetros) y en Mollet y Barberà del Vallès (sentido Girona, tres kilómetros cada una).

Rondas muy cargadas

Noticias relacionadas

También en la A-2 hubo tráfico poco fluido en dirección Lleida a la altura de Abrera (un kilómetro) y Sant Feliu de Llobregat (seis kilómetros). Otro punto crítico es la C-32, con retenciones de a la altura de Esplugues de Llobregat en sentido Nus de la Trinitat (dos kilómetros) y en el enlace con la N-340 en El Vendrell (dos más), mientras que hacia el norte, se registró un kilómetro y medio en Arenys de Mar. En la B-30 las congestiones afectaron a la altura de Barberà del Vallès en sentido Tarragona (1,5 kilómetros) y en Cerdanyola en sentido Girona (dos). Las rondas estuvieron durante la tarde muy cargadas, con la del Litoral, con casi 18 kilómetros de retenciones hacia el Nus de la Trinitat, y la de Dalt, con nueve hacia el mismo punto.

El desmantelamiento de los peajes en las autopistas AP-7, AP-2, C-32 norte y C-33 comportará unas obras que se prolongarán en torno a seis meses y que costarán unos 7,5 millones de euros al erario catalán. Durante este proceso, la velocidad de paso es de 30 kilómetros por hora. Los responsables del Trànsit han instado a acelerar esta labores para dar continuidad a la capacidad de tres carriles en la AP-7. Esta previsto que este fin de semana, coincidiendo con la festividad de la Diada, cerca de unos 425.000 vehículos saldrán del área metropolitana de Barcelona entre las 15 horas de este viernes y las 15 horas del sábado. El domingo por la tarde es cuando se prevé una mayor afluencia. Entre las 12 horas y las 24 horas se movilizarán alrededor de 265.000 vehículos.