Seguridad vial

Girona convierte su núcleo urbano en 'zona 30' a partir del 11 de mayo

  • Las vías que cruzan la ciudad para conectar con municipios vecinos, en las que predominan los carriles de doble circulación, estarán exentas de esta limitación y se podrá circular a 40 km/h

Zona 30 situada en el Passeig Salvat Papasseit, en La Barceloneta.

Zona 30 situada en el Passeig Salvat Papasseit, en La Barceloneta. / Ferran Nadeu

2
Se lee en minutos
El Periódico

El Ayuntamiento de Girona establecerá un límite de velocidad de 30 kilómetros por hora que entrará en vigor a partir del próximo día 11 de mayo y que afectará a todos los vehículos que circulen por el núcleo urbano de la ciudad.

De esta forma, Girona, que ya había adaptado los límites de velocidad en tramos concretos para mejorar la seguridad vial, se convertirá en una 'Ciudad 30' y se adaptará a la nueva reforma de la normativa de circulación, que entra en vigor la semana que viene.

Fomentar el transporte sostenible

Aunque las denominadas 'zonas 30' ya se habían aplicado en ciudades como Barcelona, Madrid o Bilbao, la Dirección General de Tráfico (DGT) ya hizo públicas sus intenciones de establecer este nuevo límite de velocidad en todas las ciudades de España, con el que se pretende reducir los accidentes en las ciudades y el impacto negativo del tráfico en la calidad del aire.

"Si la velocidad es menor, el tiempo de reacción es mayor y el impacto que recibe la víctima también es menor", ha explicado Marta Sureda, concejal gerundense de Movilidad y Vía Pública. La regidora también ha añadido que con esta medida se busca "fomentar el uso de la bicicleta", al contar con calles más seguras y adaptadas para el uso de este sistema de transporte más sostenible.

Habrá excepciones

Desde el Ayuntamiento ya se ha informado que, al tratarse de una velocidad genérica, no se colocarán nuevas señales de 30 km/h en los calles afectadas. No obstante, se podrá seguir circulando a 40km/h en ciertas vías siempre y cuando una señal lo indique.

Noticias relacionadas

Las vías exentas que se contemplan con esta nueva normativa serán todos aquellos ejes de la red básica que cruzan la ciudad para conectar con municipios vecinos. Unas carreteras en las que predominan los carriles de doble circulación.

En concreto, a partir del 11 de mayo se permitirá circular a 40 km/h en calles como Jaume I, el carrer Barcelona, Emili Grahit o el Passeig d'Olot. Sin embargo, el Ayuntamiento advierte de que el nuevo límite no será homogéneo, lo que significa que los conductores deberán estar atentos a la señalización de cada tramo para cumplir con las velocidades permitidas.