27 oct 2020

Ir a contenido

La seguridad vial

El fin del confinamiento vuelve a disparar los accidentes en las carreteras

Pese al bajón de fallecidos en lo que va de año, son muchos si se tienen en cuenta los tres meses de parón

En Catalunya 6 de los 12 motoristas muertos este 2020 sufrieron su accidente el pasado julio

Óscar Hernández

 Camión accidentado el martes por la noche en L’Ametlla (el nombre de la empresa ha sido borrado por Trànsit).

 Camión accidentado el martes por la noche en L’Ametlla (el nombre de la empresa ha sido borrado por Trànsit). / Trànsit

Aunque el número de víctimas mortales en las carreteras españolas de enero a julio de este año ha disminuido un 26% (450 muertos frente a los 608 del mismo periodo del año pasado), esta cifra positiva esconde una variable preocupante: la drástica reducción de la movilidad durante los casi tres meses de confinamiento no han influido en la misma proporción en la disminución de los fallecimientos.

¿Qué ha ocurrido? "Por un lado hemos visto que en todos los países europeos donde se ha producido una disminución de la movilidad por los confinamientos, como España, Italia, Francia y Portugal, hay una clara relación con la bajada de la mortalidad", explica Álvaro Gómez, director del Observatorio Nacional de Seguridad Vial de la Dirección General de Tráfico (DGT).

Sin embargo, ha sido desde el inicio de la nueva normalidad cuando han vuelto a subir los accidentes. "Nos preocupa que en julio hemos tenido al menos dos fines de semana con una movilidad baja y una siniestralidad alta", añade Gómez. Y entre las víctimas destacan los motoristas. Y también los peatones. Junto a los ciclistas, los colectivos más vulnerables sobre el asfalto. 

En Catalunya, seis de los 12 motoristas fallecidos en lo que va de año sufrieron el accidente durante el mes de julio. "Desde el fin del confinamiento hemos detectado un aumento de salidas de motoristas en grupo en las carreteras igual que de ciclistas. Parece como si después de lo que hemos pasado decidan que ahora toca pasarlo bien", explica Juli Gendrau, director del Servei Català de Trànsit, especialmente preocupado por las víctimas vulnerables de las carreteras.

Aplicaciones peligrosas

Los ciclistas son seguramente los más expuestos. Sólo en Catalunya este año ya han muerto tres, según el último balance del SCT. "Ahora estamos analizando el efecto del uso de aplicaciones en las que los ciclistas comparten sus recorridos y su velocidad para intentar batir los récords en una práctica competitiva y peligrosa", desvela Gendrau.

También el confinamiento ha provocado un 'boom' de la bicicleta y de la moto como alternativas al transporte público, más expuesto al covid-19. "Además, por un lado circulan más bicicletas antiguas, porque apenas hay 'stock' de las nuevas, y por otro salen muchos más ciclistas sin experiencia a la carretera", apunta el responsable del SCT.

El aumento de motoristas también ha sido constatado por la DGT. "Desde el final del estado de alarma tenemos más en las carreteras convencionales", confirma Gómez, cuyo departamento ha detectado asimismo un aumento de las multas por exceso de velocidad. "La mayor presencia de vehículos en la calzada limita la velocidad de todos. Cuando hay menos tráfico la velocidad media aumenta y suben estas infracciones", aclara.

Mientras los expertos de la DGT y del SCT intentan analizar el comportamiento del tráfico "en un verano atípico, sin fiestas mayores y con muchos menos turistas en las autopistas", recuerda Gómez, ya están aflorando algunas posibles causas de la proporcionalmente mayor siniestralidad. 

"El confinamiento ha sido duro para todos, sobre todo en lo psicológico, y ahora tenemos que reflexionar antes de subir al vehículo. Hemos perdido el hábito de conducir en lo físico y en lo mental. Ahora toca reprogramarnos", concluye el alto cargo de la DGT.