Ir a contenido

ENGAÑO AL DESCUBIERTO

Seis meses de prisión para un conductor que endosó su multa a otro

El verdadero denunciado tiene que pagar además 1.100 euros al intentar evitar los 50 iniciales

Óscar Hernández

El coche del infractor real fotografiado a 135 kilómetros por hora en la AP-7 hace seis años.

El coche del infractor real fotografiado a 135 kilómetros por hora en la AP-7 hace seis años. / Mossos d'Esquadra

Circulaba a 135 kilómetros por hora por la AP-7 cuando fue fotografiado por un radar móvil de los Mossos d'Esquadra. Cuandounos días después  le llegó la multa del Servei Català de Trànsit, alegó que el coche lo conducía otra persona y facilitó sus datos. Lo que parecía un intento por conseguir que la multa acabara archivada ha terminado de una forma sorprendente. El verdadero infractor ha sido condenado, seis años después, a seis meses de prisión y a pagar 1.100 euros en multas. Si hubiera abonado la primera, por un ligero exceso de velocidad, la infracción le habría costado 50 euros con el pronto pago.

La historia del conductor tramposo, un vecino de Polinyà de 60 años, sin antecedentes policiales, ha sido divulgada por los Mossos d'Esquadra ahora para concienciar sobre la gravedad penal que puede tener facilitar datos falsos, especialmente de otra persona, o inventarse una denuncia, para esquivar la propia responsabilidad. En este caso todo se complicó porque el denunciado inocente al que acusó decidió denunciar en una comisaría de policía madrileña la ilegal utilización de su nombre en vez de, simplemente, recurrir por escrito la multa.

Hace seis años

La historia se remonta a finales del año 2013 cuando el denunciado por exceso de velocidad (sólo superaba en 15 kilómetros el límite de 120) mientras circulaba por la AP-7, concretamente a la altura del kilómetro 294,  en el término muncipal de L'Ametlla de Mar, informa a Trànsit que él no conducía su coche y facilita los datos de otro conductor.

Unos meses después, en marzo del 2014, el Grupo de Investigación y Documentación de la Región Metropolitana Norte de los Mossos d'Esquadra recibe una denuncia de la comisaría de la Policía Nacional de Puente-Vallecas (Madrid) en la que un ciudadano explica que le ha llegado una multa sin haber conducido aquel coche, ni haber estado en ese lugar, ni conocer al dueño y su vehículo.

Sin delinquir más en dos años

El 19 de marzo del 2014, los policías cataalnes confirmaron que el primer denunciado era quien conducía el coche, pero que para evitar pagar la multa, decidió denunciar a otro.  El engranaje judicial se puso en marcha. Esta misma semana, el pasado 17 de septiembre, el Juzgado de lo Penal número 2 de Sabadell, ha condenado al vecino de Polinyà a seis meses de prisión y a pagar una multa de 800 euros por los delitos de falsedad documental y estafa en grado de tentativa.

A esa cantidad se suma otra multa de 300 euros impuesta por Trànsit por no querer identificar al verdadero autor de la infracción. Tal vez se le quitaron las ganas de acusar a un segundo presunto culpable. Por suerte, de momento, el condenado no entrará en prisión, aunque para ello debe abstenerse de cometer cualquier delito en los próximos dos años. Y todo por no querer pagar 100 euros de multa por un leve exce4so de velocidad (50 si lo hubiera pagado de inmediato).