Plan contra la delincuencia sobre ruedas

Policías y jueces logran ahuyentar a las bandas de ladrones de la AP-7

La operación Pista de los Mossos d'Esquadra y las órdenes de alejamiento reducen los robos a la mitad

Los encarcelamientos se multiplican al demostrarse que los asaltantes pertenecen a grupos organizados

Robos en la autopista AP-7. / MOSSOS D'ESQUADRA

5
Se lee en minutos
Óscar Hernández
Óscar Hernández

Periodista

ver +

El tradicional juego 'Policías y ladrones' se disputa cada día en la AP-7, autopista de peaje donde se concentran el 90% de los hurtos a automovilistas, preferentemente a turistas. El fenómeno ha motivado que los Mossos d’Esquadra desplieguen cada año la operación Pista para pillar a esos ladrones con las manos en la masa, un dispositivo que ha empezado este sábado y que acabará cuando finalice el verano. Este año los agentes juegan con ventaja. Las órdenes judiciales de alejamiento y la mayor presión policial de un grupo de miembros especializados en estos delitos han conseguido reducir a menos de la mitad los 10.000 robos anuales que se producían en las autopistas catalanas en el 2010 y que tanta fama dieron entonces a la temible banda de los peruanos.

«Ahora los peruanos ya no existen. Desaparecieron en el 2015, cuando sus principales líderes fueron encarcelados.«Ahora los peruanos ya no existen. Desaparecieron en el 2015 Lo que tenemos son grupos organizados procedentes de Europa del Este. Algunos vienen solo con el buen tiempo y se quedan todo el verano. Otros viven en Catalunya e intensifican los robos en la temporada turística», explica el subinspector Manel (prefiere no dar su apellido), jefe de la Unitat Operativa de Mobilitat (UOM) de los Mossos mientras patrulla de incógnito por la AP-7.

El grupo que dirige está formado por 18 agentes, a los que se suma cualquier patrulla que esté en la zona donde se necesita actuar. «En la operación Pista contamos con todos los recursos, desde una patrulla que está cerca de donde se produce el robo hasta un helicóptero», explica su superior, Joaquim_Bayarri, el intendente jefe de la Divisió de Transport, encargada de la seguridad de carreteras, aeropuertos y estaciones.

Más de cien cámaras

Pero la ayuda que más agradecen los Mossos, además de la de sus propios compañeros y la del sistema judicial, es la del centro de gestión y vigilancia de Abertis, la empresa concesionaria de la AP-7, que dispone de más de un centenar de cámaras que vigilan desde el trafico hasta las estaciones de servicio y las áreas de descanso. «Desde aquí no solo controlamos la circulación, sino que también podemos ver accidentes o cualquier incidencia», explicaron fuentes del centro de operaciones de Abertis, que confirmaron que en esa sala a menudo se instalan mossos para poder llevar a cabo sus investigaciones.

Centro de control de Abertis en la AP-7 desde donde se pueden detectar los robos a turistas. / ANNA MAS

«Desde el centro de control podemos vigilar las áreas de servicio y de descanso y grabar los delitos. También hacer el seguimiento de un vehículo sospechoso», aclara Manel poco antes de pararse con su compañero en un área de servicio. Una pareja de personas mayores bajan de un vehículo con matrícula francesa para estirar las piernas y no cierran las puertas. «Dos ladrones se acercarían ahora a preguntarles algo, mientras un tercero se aproximaría a escondidas por el otro lado, abriría la puerta del coche y cogería el bolso para sacar el dinero», indica el experto investigador.

Jubilados extranjeros de vacaciones

«Siempre buscan a personas mayores, como una pareja de jubilados, que lleven mucho efectivo y que sean de fuera porque así no irán al juicio. Seleccionan coches sin niños. No quieren problemas. Y_cuando ya han robado el dinero, tiran la cartera con la documentación en el mismo sitio, pero no por deferencia a las víctimas, sino para que no les cojamos con esas pruebas del robo encima», añade Manel.

Por el mismo motivo los ladrones de autopistas no se llevan móviles, ni cámaras de fotos, ni nada que, al estar en su poder, pudiera relacionarlos con el delito. Y es que son muy listos y están muy especializados. Saben que si no son violentos, los acusarán de un hurto (robo al descuido sin violencia), una falta, que no un delito, y evitarán la cárcel.

El delito de pinchar ruedas

Para acabar con esa sensación de impunidad y que los mismos ladrones actúen una y otra vez, los Mossos d’Esquadra han conseguido en muchos casos demostrar que los detenidos constituyen una organización criminal. Así han logrado que empiecen a ingresar en prisión, como pasó a finales de marzo con seis delincuentes de origen serbio y kosovar detenidos en las comarcas de Tarragona. Acumulaban más de cien detenciones y tenían en su poder unos 25.000 euros en moneda de distintos países y hasta una pistola. El grupo se había especializado en pinchar la rueda del coche de la víctima, muchas veces en un peaje, para obligarla a parar y robarle al descuido.

Y ha sido esa técnica de pinchar ruedas otro de los detalles que ha permitido a los investigadores ser más contundentes contra estas bandas. «Hemos acreditado ante el fiscal y los jueces que pinchando las ruedas se comete un delito contra la seguridad del tráfico al poner en riesgo a la víctima y a los demás conductores», indica el intendente Bayarri.

A 100 metros de distancia

Y hay otra novedad importante que surge de esa complicidad entre policías y jueces:_las órdenes de alejamiento a los ladrones de autopistas, que empezaron el año pasado. «De las 80 personas que detuvimos en el 2018, a 29 se les impuso una orden de alejamiento», cuenta el jefe del grupo policial.

«Acuerdo prohibirle aproximarse a menos de 100 metros de la AP-7, sus áreas de servicio o descanso», dice el auto judicial que se le entrega al ladrón tras declarar y quedar en libertad. Y si antes, una vez libre, volvía a la autopista a robar, ahora desaparece o emigra a otro país. «Saben que si los cogemos o simplemente les identificamos en la autopista, habrán cometido un delito por incumplir la orden de alejamiento y eso les puede suponer seis meses de prisión», explica Bayarri.

Noticias relacionadas

Se acabó la reincidencia. La operación Pista, las cámaras de vigilancia, los cargos por asociación ilícita, el delito contra la seguridad del tráfico, la orden de alejamiento de las autopistas... Todo suma para ahuyentar a los ladrones del volante. 

El consejo: Ojo con los samaritanos

<span style="font-size: 1.6rem;">Forzar una puerta o romper un cristal convierte un hurto, que constituye una falta, en un delito. Y los cacos de la autopista lo saben muy bien. Por eso basta con cerrar bien las puertas del coche. Los Mossos d’Esquadra aconsejan también a las posibles víctimas que, si se les pincha una rueda en la autopista, paren en un lugar seguro, utilicen los chalecos reflectantes y los triángulos de emergencia <strong>«y presten atención a las personas que se paren a ayudar porque pueden ser ladrones».</strong></span>

Temas

Autopistas