Un cursillo con gancho

Los grueros van a clase de seguridad vial

El Servei Català de Trànsit ofrece cursos de prevención de accidentes a conductores profesionales

Dos mossos imparten el tema con vídeos impactantes y apelando a las emociones

Clase de seguridad vial a chóferes de grúas de asistencia impartida por mossos d’esquadra, el pasado jueves.

Clase de seguridad vial a chóferes de grúas de asistencia impartida por mossos d’esquadra, el pasado jueves. / Joan Cortadellas

2
Se lee en minutos
Óscar Hernández
Óscar Hernández

Periodista

ver +

Una quincena de hombres se sientan alrededor de una mesa de juntas. No hay ninguna mujer. Todos van con ropa de trabajo llamativa y con bandas reflectantes. Son grueros y asisten a un curso de seguridad vial y prevención de accidentes organizado por el Servei Català de Trànsit e impartido por dos miembros de los Mossos d’Esquadra. Ninguno de los alumnos sabe que en el 2013 murieron 18 grueros atropellados en España y que ese repunte de víctimas motivó la elaboración de un protocolo con recomendaciones de seguridad para estos trabajadores, que es la base del curso.

«Vosotros trabajáis las 24 horas del día y cuando llegáis a auxiliar a una persona no solo os tenéis que proteger vosotros, sino también a quien os espera con su coche averiado», explica Jordi Aguilar, cabo de los Mossos y uno de los dos formadores. «Es que hay gente que se pasea por el arcén como quien va por el Carrefour», dice uno de los conductores de una empresa de asistencia. Y sus compañeros asienten. Todos coinciden en que deben poner a los asistidos a salvo.

Compartir experiencias

La clase promete. El objetivo es que todos hablen y compartan experiencias. Los dos colectivos, grueros y mossos, se ven muchas veces en el asfalto. «El objetivo de la clase es hacerles reflexionar, pero también tocar las emociones», apunta el mosso Pablo Gil, el otro formador. Entre los dos agentes explican muchas cosas ya sabidas, pero también otras nuevas. Como dónde colocar la grúa, delante o detrás del coche averiado; si hay que llevar arena para cubrir una mancha de aceite para que una moto no resbale después; si pueden circular por el arcén con las luces naranjas encendidas cuando van a un accidente y hay atasco. «Y tanto que podéis y tenéis derecho de paso», indica uno de los mossos, lo que abre el debate sobre si las luces destellantes deben ser naranjas o azules.

«Las luces naranjas ya no las respeta nadie. Es normal porque puede ser un camión que limpia el arcén», comenta otro gruero. Y los demás asienten. Todos prefieren llevar luces azules «como las ambulancias, los bomberos y la policía».

Vídeos impactantes de accidentes

Noticias relacionadas

En la clase de dos horas hay momentos que dejan huella, como la emisión de un duro vídeo: un coche está siendo asistido por una grúa y una pareja de mossos cuando de repente un camión choca contra los dos agentes, que saltan por los aires. Otro vídeo plantea un juego de observación que les demuestra que cualquier mínima distracción impide ver lo que pasa delante de tu parabrisas y retrasa la frenada hasta 300 metros. Y claro, surge el móvil, que todos los grueros usan para trabajar.

Al acabar la clase, los alumnos apuntan en un papel, para llevarlo en su coche, qué hábito cambiarían a partir de ahora al volante. Todos coinciden: no usar el móvil. Acaban de leer proyectado el mensaje final del cursillo:_«La seguridad es lo primero para ti. En casa te esperan». La salida recuerda aquel «tengan cuidado ahí fuera» que decía a sus hombres el sargento de la serie policiaca Canción triste de Hill Street.