02 abr 2020

Ir a contenido

EL BALANCE DE TRÁFICO

La Semana Santa se cierra con 27 fallecidos, el segundo mejor registro de la historia

Las 'minivacaciones' finalizan con 27 víctimas mortales de tráfico, frente a las 24 del 2013

Entre la medianoche y las 6.59 horas de la madrugada no se ha producido ni un solo accidente mortal

Manuel Vilaseró

Colisión entre un turismo y un camión el pasado 15 de abril cerca de Vigo.

Colisión entre un turismo y un camión el pasado 15 de abril cerca de Vigo. / EFE / SXENICK

El despliegue de medios y la contundente campaña publicitaria lanzada por la Dirección General de Tráfico (DGT) han conseguido frenar el aumento de la siniestralidad registrado en Semana Santa los últimos años. La operación de tráfico se ha cerrado esta vez con 27 fallecidos, el segundo mejor registro desde que hay datos. El récord lo siguen ostentando las ‘minivacaciones’ del 2013, con 24 víctimas mortales.

El descenso logrado –cuatro fallecidos menos que el año pasado y 21 menos que en el 2016-- tiene más valor si se tiene en cuenta que se ha producido en circunstancias poco favorables. El mal tiempo reinante la mayor parte de los días ha empeorado las condiciones de la carretera pero no ha ahuyentado a los conductores. Se han contabilizado 14,9 millones de desplazamientos de largo recorrido, un 3,3% más respecto a los datos reales registrados en el Semana Santa del pasado año.

Media inferior a los laborables 

Para hacerse un idea de la dimensión de la cifra, puede compararse con los fallecidos en la Semana Santa de 1993, 174, o los 22 muertos registrados en un solo fin de semana el pasado marzo. La siniestralidad en los periodos vacacionales ha mejorado tanto respecto a la movilidad habitual, que en esta Semana Santa la media diaria de fallecidos ha sido de 2,7, por debajo de los 3,2 de la registrada en días laborables.

Otro tópico que rompen los datos es de los accidentes debidos a las salidas nocturnas en zonas de ocio. En la franja horaria de la madianoche a las 6.59 horas de la madrugada no se producido ni un solo fallecido.

“Pese a que todavía son muchos los fallecidos y muchas las familias rotas por la tragedia”, la DGT ha agradecido “el comportamiento responsable de la inmensa mayoría de conductores”. Irresponsables ha seguido habiendo y algunos de los datos facilitados por la DGT así lo corroboran. En dos accidentes distintos, dos conductores de furgonetas dieron positivo: uno a alcohol y el otro a drogas. Otro de los accidentes mortales se produjoe porque un conductor de uno de los vehículos implicados  incumplió la norma de prioridad de paso en una intersección.

Sin cinturón ni casco

De los 14 fallecidos en turismo, dos ocupantes no hacían uso del cinturón de seguridad y tampoco llevaba casco el ciclista fallecido.

El peor día fue el domingo 14 de abril, con 9 fallecidos, de los cuales 4 eran motoristas.

Por tipo de vía, 21 de las víctimas han muerto en accidentes ocurridos en vías convencionales, frente a las 6 que se han registrado en accidentes ocurridos en autovías o autopistas. La salida de vía sigue siendo el tipo de accidente más frecuente, con 12 fallecidos. En colisiones frontales han fallecido 7 personas, mientras que por atropello han fallecido 2 personas.

No ha fallecido ningún menor de 0 a 14 años, mientras que 7 de los fallecidos han sido de 65 años y más.

De cinco a seis muertes en Catalunya 

En Catalunya la cifra de fallecidos ha subido de cinco a seis, según el balance facilitado por el Servei Català de Trànsit (SCT). Su director, Juli Gendrau, se ha felicitado por el buen resultado de los 80 vehículos ‘spiells’, los coches camuflados que han detectado infracciones como las de una madre que daba el pecho a su bebé mientras conducía. Tampoco llevaba el cinturón de seguridad abrochado. Un motorista que fue multado pro la mañana por adelantar hacia eses entre los coches por la tarde fue hallado muerto con la sanción en el bolsillo.

En el conjunto de España en lo que va de año, se han producido en las carreteras interurbanas 280 accidentes mortales en los que han fallecido 303 personas, lo que supone 9 fallecidos menos que en el mismo periodo del año pasado, un 3% menos.