Ir a contenido

SEGURIDAD VIAL

Tráfico juega con la ironía macabra en su campaña de Semana Santa

Los anuncios ofrecen un #TopVacacional con tres destinos para los imprudentes: hospital, cementerio o cárcel

"Nos llegan cuatro viajeros al día" cuenta un enterrador como si fuera el conserje de un hotel

Manuel Vilaseró

Campaña de sensibilización de la Dirección General de Tráfico para Semana Santa. El hospital. / DGT

Después de probar con todo tipo de mensajes cada vez es más difícil para las campañas de la Dirección General de Tráfico (DGT) captar la atención de los conductores. Para esta Semana Santa ha probado con un nuevo registro, el de la ironía macabra, desde luego muy llamativo. El anuncio ofrece tres destinos a los que puedes optar  en caso de que decidas correr demasiado, beber o usar el móvil mientras conduces: el hospital, el cementerio o la cárcel.  Es el #TopVacacional que augura Tráfico a los que se salten las normas.

A la lista de mejores viajes no le falta de nada, ni las estrellas clasificado su categoría. Cada uno de los destinos es pintado con sus correspondientes ventajas. En el Top 1, el hospital, un comercial explica que es el ideal para los que buscan "cuidados intensivos" y recuerda que se proporciona al cliente una "pulserita como la del Caribe". En el segundo lugar, la cárcel ofrece la posibilidad de pasar temporadas largas reflexionando, mientras que en el cementerio el enterrador explica que suele recibir "unos cuatro viajeros al día", como si fuera el recepcionista de un centro vacacional.

Campaña de sensibilización de la Dirección General de Tráfico para Semana Santa. La cárcel. / DGT

Pere Navarro, el director de la DGT, ha explicado durante la presentación del anuncio que se trata de "una manera amable"de contar algo que "inevitablemente es duro, porque es la realidad". "Tratamos de explicar que arriesgar no vale la pena, que es mejor ir más despacio y con las dos manos agarradas al volante", ha añadido.

No es muy diferente a un spot de la autoridades de tráfico de Islandia que hace tiempo llamó la atención de Navarro. Era aún más directo que el de la DGT. "¿Has bebido? Elige a quíen te va a llevar", interpelaba, mientras se podían ver aparcados detrás un coche fúnebre, una ambulancia y un vehículo policial. Igual que el cementerio, el hospital y la cárcel. En ese caso se ofrecía una cuarta opción para evitar todo eso: un taxi.

Más allá de la campaña de concienciación, la 'Operación Semana Santa' se materializará en las carreteras con un gran despliegue de medios humanos y tecnológicos. Entre los primeros destaca el aumento de 400 guardias civiles respecto al año anterior, sumando un total de 9.200 agentes de tráfico, complementados por unos 1.400 radares entre fijos (724) y móviles (557).

Cámaras y coches camuflamos contra el móvil 

A esto hay que añadir las 216 cámaras instaladas para detectar a los conductores y copilotos que no porten el cinturón de seguridad abrochado. Tras comprobarse la alta definición de las imágenes obtenidas, también se están utilizando para sancionar a los que conducen mientras manipulan el móvil. El despliegue tecnológico se completará con diez helicópteros, ocho drones y 264 vehículos camuflados con instrucciones específicas para controlar el mal uso del móvil.

La prioridad será la vigilancia de las carreteras convencionales, donde se concentró el 75% de los fallecidos la Semana Santa del año pasado. Se trata de conseguir que se cumpla el nuevo límite máximo de velocidad a 90 km/h que esta en vigor en esta vías desde el pasado 1 de febrero y que Navarro considera que puede ayudar a reducir la sinistralidad. 

"190 personas no regresaron a casa la Semana Santa del año pasado. De ellas 31 de modo definitivo y 159 pasaron por el hospital", ha recordado el director en una analogía con el anuncio. 

Comidas copiosas y alcohol

Rastreando las circunstancias de los accidentes, se puede comprobar que cerca de la mitad de los conductores fallecidos se produjeron en las horas posteriores a la comida. Ingerir alcohol y las comidas copiosas pueden ser algo a evitar si luego hay que empuñar el volante.

Las autopsias hechas a los conductores señalan que cuatro de cada 10 superaban el límite de alcohol permitido, mientras que en el resto del año el alcohol estaba presente en uno de cada cuatro. En consecuencia, se intensificarán los controles preventivos, dado que en estas fechas son más quienes tienen accidentes provocados por el alcohol.