Ir a contenido

TRAS EL SINIESTRO DEL VIERNES

"Rabia e indignación" de los usuarios de la R4 de Rodalies

Los viajeros han convocado una manifestación de protesta esta tarde en Manresa

Renfe confía en recuperar la normalidad de servicio este martes

ACN

Operarios trabajan en el lugar del accidente del tren de Rodalies en Castellgalí, este lunes.

Operarios trabajan en el lugar del accidente del tren de Rodalies en Castellgalí, este lunes. / ESTEFANIA ESCOLÀ (ACN)

Dos accidentes mortales en dos meses y medio, y a solo tres estaciones de distancia. Los usuarios de la R4 de Renfe, que une Manresa con Barcelona, sienten "rabia e indignación" por "la carencia de inversión" que sufre esta línea y que ha quedado de manifiesto en el accidente de este viernes en Castellgalí. 

Los viajeros admiten que los da miedo volver a subir al tren, pero que no tienen más remedio por la carencia de infraestructuras alternativas que sufre la comarca. Es el caso del Iman el Kabiri, que cada día tiene que coger el tren para ir hasta la Universitat Autònoma de Barcelona. "No puedes hacer nada, lo tienes que coger sí o sí", ha explicado.

Esta tarde en Manresa hay convocada una manifestación para exigir más inversión en la línea R4, y el consejo de alcaldes prevé reunirse de manera extraordinaria este miércoles para tratar la cuestión.

Retirada del tren siniestrado

Paralelamente, Renfe trabajará este lunes en la retirada de la última parte del tren accidentado en Castellgalí. El resto del material se ha apartado a las estaciones de Sant Vicenç de Castellet y Manresa. Una vez se retire, técnicos de Adif repararán los daños en la infraestructura.

Se podría recuperar el servicio por las dos vías en este tramo durante el día, pero se mantiene la previsión de recuperar la normalidad en las líneas R4 y R12 cuando empiece el servicio de martes. Mientras tanto, se mantiene el servicio alternativo por carretera entre Sant Vicenç de Castellet y Manresa por los trenes de la línea R4 y entre Sant Vicenç de Castellet y Calaf para los de la R12.

Una quincena de operarios trabajan este lunes para retirar la cabecera del tren de Rodalies que, el pasado viernes, impactó frontalmente contra el tren que vendía de Lleida, en Castellgalí. Se trata de la parte del convoy más malograda y, por este motivo, hace falta una grúa de grandes dimensiones para volverla a encarrilar y llevarla a desguazar.

Una vez se haya retirado, los técnicos de Adif tendrán que trabajar en los daños que se han producido en la vía. El portavoz de Renfe en Catalunya, Antonio Carmona, ha explicado que el objetivo de la compañía es que este martes, al inicio del servicio, el R4 y el R12 vuelvan a funcionar "con toda normalidad".

En cuanto a las investigaciones, Carmona ha dicho que, a estas alturas, se trabaja en todas ellas para entender "qué pasó, qué errores se cometieron y, el más importante, detectar qué soluciones se tienen que adoptar para evitar que se pueda producir otro accidente de este tipo, ya sea al R4 como cualquier otro punto de la red". El portavoz de Renfe ha explicado que, este lunes –primero día laborable desde el accidente-, el volumen de viajeros a Manresa a estado de unos 3.000, una cifra que es la habitual en laborables.